Mix Político

Opinión: “Sobre la Boleta de Sufragio Electrónica”

Opinión: “Sobre la Boleta de Sufragio Electrónica”

boleta electronica

>Por Raúl Rodríguez*

Todos las nuevas administraciones en nuestro país, no se sabe bien porque –un tema que por mi profesión dejare en mano de analistas políticos y psicólogos- tienen un afán de tratar de pasar a la historia como re fundadores de la Nación. De esta manera centran muchas veces sus esfuerzos, no ya en encontrar la solución a los problemas urgentes y corrientes de la sociedad; sino de inventar soluciones para conflictos que solo inquietan a sus pensadores o a quienes los entronizaron al poder –las más de las veces factores de poder económico-.

De otra manera no se concibe el apuro de la gestión que encabeza el ingeniero Macri por poner en la agenda, y con la intención de que se encuentre vigente en el próximo año, la modificación del instrumento electoral.

Como todos sabemos, la vieja conocida papeleta de sufragio ha sufrido hace más de una década de todo tipo de embates, desde los sectores que estudian los sistemas y herramientas electorales del mundo, hasta el viejo puntero de barrio que “vende sus votos” al mejor postor en cada turno electoral.

El voto en cadena, el efecto arrastre, el lento conteo, el fraude, el faltante de boletas, el alto costo de impresión son solo algunos de los vicios que podemos achacar a este instrumento que claramente debe quedar solo como un recuerdo; de hecho es lo que han venido proponiendo distintas fuerzas políticas, algunas con mayor convicción que otras.

Argentina ha sido pionera en reconocer y poner en práctica el voto obligatorio, secreto y mal llamado universal (recordemos que en 1912 el voto solo era masculino); y en el mismo camino, nuestro Estado también hizo punta en reconocer el voto femenino, por más que haya tardado casi cuarenta años para hacerlo.  De igual manera, los avances relacionados a la ley de cupo femenino, financiamiento de partidos políticos (con las críticas que se le pueden realizar a la normativa vigente) y la implementación de las Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO), ponen a nuestro país en un lugar expectante respecto el análisis de sus instituciones.

Pese a ello, el instrumento electoral, el medio por el cual el elector expresa su voluntad ha quedado en el pasado, significa un retraso para el sistema democrático actual; ahora bien, se plantea un interrogante ¿es necesario realizar una modificación general con tal premura que no permita un debate amplio que incluya organizaciones políticas, sociales, expertos y Universidades nacionales?  ¿Es válido realizar la búsqueda de una solución que parta de una respuesta y no de un diagnóstico?

La administración de Cambiemos pareciera partir de la premisa que la solución es la implementación de la boleta de sufragio electrónica, algo que pareciera tener que ver con la matriz de pensamiento de sus líderes, ya que ello implica derribar dos de los pilares básicos de nuestra democracia: el secreto, arma que empodera al elector y provoca la garantía de su voluntad a la hora de elegir y la confianza, donde radica la viabilidad del sistema en su conjunto.

Privatizar –en sentido amplio- la forma y control del sufragio vuelve más vulnerable al sistema, lo debilita, en un periodo de nuestra historia donde las instituciones se encuentran en crisis, la participación escasea y donde el término política aparece como una mala palabra no parece ser una buena idea.

Con un plus, a los argentinos –otro problema para analistas y psicólogos- nos gusta mirarnos y compararnos con los países del primer mundo, si en este caso particular lo hiciéramos, caeríamos en la cuenta que las grandes potencias no solo que han descartado el voto mediante computadoras, sino que se vuelcan mayoritariamente a la boleta única en papel.

Estimo que no debemos ir muy lejos para cotejar las bondades de la boleta única, los casos testigos de Córdoba y Santa fe deben servir de buenos y claros ejemplos, con sus diferencias (en el caso de Santa Fe, el hecho de que se utilice una boleta única por cada categoría a elegir obliga a un mayor esfuerzo de la dirigencia política por hacer conocer sus propuestas y al elector le permite hacer un mejor uso de sus opciones, lo que consolida la democracia) ambos instrumentos permiten una mayor participación, menor gasto y sobretodo aporta a mejorar la participación y el control del acto eleccionario.

Hemos esperado mucho tiempo para dar este salto, aguardemos lo justo y necesario para lograr los consensos que permitan avanzar en un impulso de calidad que mejore nuestra vida democrática.

 

*Abogado – UNRC

3 comentarios en “Opinión: “Sobre la Boleta de Sufragio Electrónica”

  1. muy bueno!
    el voto electrónico no solo que es vulnerable sino que también podría resultar complicado y un dilema para quienes no están familiarizados con la tecnología, como le sucede a algunos abuelos y gente mayor.

  2. ESTIMADO Abog. RAUL F. RODRIGUEZ: Me gustó su ocurrencia feliz. Después de leer su analisis sobre una cuestión que nos importa a todos los “electores”, fue una invitación para acompañarlo. Creo, estoy convencido que la actual ley electoral N° 19945, resiste cualquier cuestión de seguridad, aunque haya algunos que digan lo contrario, y se esmeren en practicar destrucción del sistema electoral (ello es Delito electoral), la “seguridad” a que me refiero, es “a la Fianza” que lleva en garantía del “secreto” del voto. La “seguridad” de no transgresión a la voluntad popular. La primera es el “cuarto oscuro”. La segunda, los fiscales partidarios que controlan, “y aseguran” la transparencia del acto eleccionario. Ello se puede acompañar con la “boleta única”, para lo que no es necesario hacer modificaciones a la ley que lleve a romper los principios de la Ley Saénz Peña. Esto que digo, lo fui entendiendo desde aquel 30/10/1983, cuando me fue encomendada por la H. C. E.N. (Honorable Cámara Electoral Nacional) una tarea de “acompañamiento/asesoramiento” a las autoridades de mesa en la ciudad de San Francisco, En las elecciones siguientes, con la misma función, en distintas sedes de la Ciudad de Córdoba. Ultimamente en la jurisdicción local como “Fipe”, varias y repetidas veces. Cada una de ellas fue afirmando en mi las bondades de Lay 19945, y lo que Ud. refiere, podría mejorarse con la “boleta única”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.