Claves en la organización de una Campaña Electoral

Claves Campaña Electoral
>Por Andrés Fernández

En otro momento, nos preguntábamos: ¿Por qué organizar la campaña electoral? e intentamos generar algunas respuestas. En esta oportunidad, nos proponemos avanzar brevemente en otros aspectos de la organización electoral. Para comenzar, podríamos resumir el rol del Jefe de Campaña.

¿Qué hace el Jefe de Campaña?

Coordina y ejecuta las distintas actividades de la campaña, siempre en el marco de la estrategia general definida. Debe tomar las decisiones necesarias para corregir o cambiar la estrategia cuando la campaña no está marchando bien. Controlar permanentemente el presupuesto necesario para implementar el plan de campaña. Si bien debe hacer observar el plan general de campaña ya establecido, también debe estar dispuesto a considerar consejos e ideas. Es el que “lleva la agenda” del candidato, supervisando su tiempo. Tiene un rol fundamental en la resolución de los conflictos, especialmente los que pueden surgir de disputas internas. Mantiene el entusiasmo de la campaña y del candidato. Es el centro de información para y del candidato.

Sigamos con algunos puntos centrales.

Claves en la organización de una Campaña Electoral

1. Finanzas

La obtención de recursos financieros es, evidentemente, vital para asegurar la realización de una campaña. El origen y los montos necesarios para este proceso electoral son responsabilidad del equipo de finanzas. Para ello será imprescindible evaluar diversas fuentes de fondos y recurrir a una estrategia lo más innovadora y creativa posible.

De acuerdo al régimen electoral vigente, se podrán acceder a diferentes fuentes de financiamiento, tanto públicas como privadas. En este sentido, es necesario destacar que en el mundo ha tomado gran relevancia el debate sobre el origen de los fondos de campaña y como éste, puede condicionar las decisiones tanto de campaña como las acciones de gobierno futuras.

Indudablemente, éste tema merece un artículo particular, pero sólo nos limitaremos a afirmar que cada vez más candidatos y equipos de campaña, particularmente de las fuerzas y estructuras partidarias más modestas, dedican mucho de su tiempo y esfuerzos para establecer mecanismos alternativos de financiamiento.

2. Logística o acción sobre el terrreno

Este equipo tiene la tarea de implementar, sobre el terreno o territorio, las decisiones tomadas por la dirección de campaña. Dada la variedad de trabajos que se le encargan y la cantidad de militantes e individuos que deben coordinar, este equipo es el que realiza las actividades más específicamente organizativas de la campaña.

En principio este equipo planifica las actividades que se llevarán a cabo: recorridos puerta a puerta, “mailing” o distribución de material de campaña a domicilio, reuniones, actos públicos, etc. Determina la cantidad de individuos que son necesarios para cada tarea, los convoca, los capacita cuando ello es necesario, ejecuta la acción que se planificó y puede realizar una evaluación primaria de los resultados.

La utilización de los recursos humanos

La utilización racional de los recursos humanos disponibles es decisiva en la eficacia de una campaña electoral. Esto es así tanto en el núcleo de la organización de la campaña, es decir, el equipo central formado por los responsables políticos y los profesionales de las distintas áreas (equipos técnicos y consultores externos), como en la estructura masiva e irregular de los militantes y voluntarios.

Algunos conocedores de la “arena electoral”, expresan permanentemente el principio universal de colocar al hombre adecuado en el lugar adecuado. Esto, en la práctica, supone dos cosas, básicamente: 1) buscar una máxima adecuación entre formación, capacidades y las funciones que se deben cumplir, y 2) realizar las actividades de capacitación necesarias para que cada individuo cumpla su función de la mejor manera posible.

En una situación de campaña existe un condicionamiento crítico por todos conocido: el tiempo. Este factor hace que las actividades de capacitación se reduzcan a un mínimo indispensable y que estén más bien orientadas a explicaciones prácticas sobre cómo conducirse en las acciones sobre el terreno.

Claves Campaña Electoral 2

Otras actividades y roles fundamentales del equipo de logística podrían ser: coordinar con los dirigentes locales y regionales del partido e insertarlos en la campaña. CoordinIdeas para una campaña electoralar actividades y acciones con los sectores independientes. Informar al jefe de campaña todo lo que está sucediendo en el territorio. Establecer un esquema para la distribución de la propaganda: afiches, folletos, stickers, etc. Coordinar el control electoral (fiscales). Coordinar los eventos especiales. Planifica los eventos y los “pseudo-eventos”. Reclutar voluntarios para los eventos y programas. Diagramar y ejecutar un plan de seguridad para el candidato y la campaña. Coordinar los equipos de contacto directo y/o puerta a puerta.

Otro factor esencial en toda campaña electoral, es el de la comunicación.

3. Comunicación

La instancia comunicacional debiera tener una configuración tal que permita plasmar una división de tareas eficiente. En ese sentido, podríamos pensar el trabajo coordinado por un equipo de producción y un equipo de medios. En primera instancia, es recomendable y hasta imprescindible, consolidar y “fidelizar” una base de datos detallada de afiliados, adherentes y/o voluntarios. También es fundamental tener en claro, que esta instancia del organigrama se encargará de la comunicación que no caiga bajo la órbita del equipo de logística. En síntesis, habrá mucha información circulando y para ser eficientes en la toma de decisiones, tendremos que ser eficientes también en el manejo de la información.

El equipo de producción

Este equipo podría considerarse como el núcleo creativo de la campaña; ya que debe encargarse tanto de la producción del material de campaña como así también, redactar los programas, los folletos, etc. Aquí se conciben los carteles, se toman las fotografías, se imprimen los materiales o se redactan los discursos o mensajes de los candidatos. Claramente, si observamos la estructura del proceso electoral, nos encontramos con que de acuerdo a la instancia de que se trate tendremos mayor o menor injerencia en el diseño o producción del mensaje y material de las respectivas campañas.

También debe ser responsabilidad de éste núcleo operativo, la gestión de las redes sociales del candidato y/o partido político.

El equipo de medios

El equipo de medios se vincula conceptualmente de una manera estrecha con el anterior, sin embargo es conveniente otorgarle la debida especialización y autonomía funcional. Esta función la puede cumplir un equipo muy pequeño o una sola persona según los requerimientos y la complejidad de la campaña. Aquí se trata simplemente de obtener el máximo de cobertura en los medios de difusión donde se aluda, si es posible positivamente, al propio candidato. La gestión de prensa es imprescindible, aún en los medios más pequeños o de menor impacto. Debe ser una tarea fundamental, la elaboración de una base de datos actualizada de medios y periodistas especializados.

En cualquier caso el equipo de medios tratará de asegurar que existan relaciones cordiales con todos los periodistas. Muchas veces la “buena prensa” de un candidato se consigue con una tarea esmerada de relaciones públicas de los responsables de los contactos con los medios de difusión. Cuando nos referimos a “esmerada”, literalmente queremos decir eso: no hay gestión de prensa efectiva sin perseverancia e insistencia.

¿Cuáles son las tareas del equipo de medios?

Para algunas personas quizás sea innecesario detallar las acciones específicas del equipo de medios, pero veamos algunas: Preparar boletines de prensa. Preparar dossier o resúmenes, con los temas de la campaña y enviar a los medios. Enviar a los medios los discursos del candidato. Enviar a los medios artículos sobre la posición del candidato en los temas “de agenda”. Enviar a los medios las fotos, videos y cualquier otro material audiovisual grabadas del candidato. Escribir artículos interesantes sobre el candidato. Servir como equipo “de avanzada” de medios en eventos importantes del candidato. Servir de contacto entre la prensa y el candidato. Buscar entrevistas en radio, TV y prensa para el candidato. Organizar las ruedas de prensa. Y fundamentalmente, entender los temas principales de la campaña.

Claves Campañas Electorales 3

Una buena estrategia necesita de una excelente organización para materializarse.

4. Equipos Técnicos

Teniendo en cuenta tanto la complejidad de la campaña como así también las necesidades de la Dirección, es recomendable contar con un equipo técnico coordinado y dirigido por el jefe de campaña. Este equipo técnico podría encargarse tanto de la elaboración de propuestas o del análisis de la realidad donde transcurra la contienda; como así también de la formación o capacitación de los diferentes equipos de voluntarios que deberán encarar diferentes tareas y acciones concretas.

Este equipo también puede investigar los temas que está abordando el candidato oponente con el objetivo de identificar vulnerabilidades, inconsistencias en las posiciones y así convertirlas en un arma potente para ataque, comparación y defensa.

Otra tarea que pueden tomar estos equipos, es la de recolectar y analizar las características demográficas de la circunscripción, el historial electoral, el seguimiento de la campaña del oponente, datos del candidato y su partido, etc. Una buena información puede ayudar a obtener cobertura de la prensa, preparar un buen discurso, o para un hipotético debate. También generar el conocimiento de los temas centrales, para que el candidato demuestre solidez en las entrevistas de TV, radio y/o medios gráficos, etc.

Como vemos, encontramos variadas funciones y roles dentro de un equipo de campaña. Mientras más detalladas y acordes a las necesidades de la contienda sean, más eficientes serán las decisiones y las acciones que ejecuten cada una de esas “piezas de relojería” en las que pueden o no, convertirse los participantes de una organización política.

En síntesis, las acciones de la campaña electoral como de cualquier actividad humana que busque algún fin, necesitan de algún nivel de organización. No son ningún mito. Pero igualmente, no hay ninguna receta. Cada campaña necesitará de un plan acorde a sus particularidades.

Mundo troll: el detrás de escena de las fábricas de insultos en las redes sociales

Troll en argentina

Fuente: LA NACION – Crédito: Alfredo Sabat

>Por Brenda Struminger

¿Una oficina repleta de personas que escriben insultos? ¿Un operario que presiona un botón? ¿Programas automáticos? ¿Una jefa que decide el próximo “Trending Topic”? ¿Reuniones con dirigentes políticos? ¿Dinero en negro? Un poco de todo. Los “ejércitos” de trolls y bots en redes sociales funcionan en el mundo virtual, pero están montados sobre una estructura humana. Implican inversión, contratación de personal y adquisición de programas y cuentas falsas, muchas veces en el exterior.

Siete comunicadores, publicistas y técnicos informáticos que trabajaron en campañas de trolls o las coordinaron brindaron detalles sobre su funcionamiento, con la condición de que no se publiquen sus identidades ni los nombres de sus agencias.

Fueron contratados por dirigentes y partidos políticos, a través de sus consultoras y agencias publicitarias, para brindarles servicios de trolls y bots (cuentas apócrifas y automáticas destinadas a agredir, cambiar el foco de una conversación pública o instalar temas).

Las principales fuerzas también tienen sus propias agencias, montadas, o bien en sus locales partidarios, o en oficinas. Todo depende del presupuesto. Suelen instalarse en el Distrito Audiovisual (que comprende áreas de Palermo, Chacarita, Villa Ortúzar, Colegiales y Paternal), por los beneficios impositivos.

“Monitos”

Un equipo de trolls se divide en tres áreas: una persona o grupo que decide la estrategia (a quién hay que hablarle, a quién hay que atacar, y cómo); un equipo audiovisual que diseña las piezas que se difunden (videos, imágenes, flyers); y uno de empleados junior, que llevan a cabo las campañas. A estos últimos suelen llamarlos “monitos”.

Los operarios no firman contrato, se les paga en negro y se les pide discreción a la hora de referirse a su trabajo. Son estudiantes o licenciados en Comunicación o Informática. Tienen entre 20 y 35 años. Algunos tienen horarios fijos y asisten a una oficina; otros trabajan desde sus casas y envían a sus jefes capturas de pantalla de cada operación. Cobran entre 10 y 15 mil pesos por mes. Los mejor pagos son los que están disponibles a toda hora, cualquier día.

“En el mundo de la comunicación política hay incendios. Un buen equipo de trolls sale a apagarlos en tiempo real, cambia el foco de la discusión cuando se necesita”, sostuvo un consultor que lleva 10 años en el negocio de la propaganda política.

Una licenciada en Comunicación de 28 años y un técnico en Periodismo de 42 revelaron a LA NACION que trabajaron más de un año en agencias de trolleo. Cobraban en efectivo, que les entregaban en sobres por mes.

Una hacía campaña para el presidente de un país centroamericano; el otro para un intendente del PJ bonaerense. Ambos asistían a oficinas, respectivamente, en Vicente López y en Palermo, donde trabajaban con otros comunicadores. Sus tareas se dividían entre ataques por redes e instalación de ciertas palabras o frases en las listas de tendencias de las redes, llamados Trending Topic. Un “TT”, según la agenda del día, puede lograrse con 300 cuentas que tuiteen sobre el mismo tema al mismo tiempo.

Costos

Los gastos para realizar una campaña ilegítima en redes sociales son destinados principalmente a la compra de cuentas y software y al pago de sueldos de operarios y diseñadores. El monto total varía según la calidad y tipo de cuentas, la cantidad de empleados y su disponibilidad. Pero los dueños de las agencias admitieron que el precio se decide de acuerdo a la billetera del cliente.

Las agencias compran cuentas “truchas” en redes sociales a través de internet. Entre 2008 y 2009, cuando empezaron a utilizarse en el país, solo podían adquirirse en la deep web (“internet profunda”, un área de la red que no está indexada por los motores de búsqueda convencionales) o en páginas del exterior. Un consultor pionero en la coordinación de “granjas de trolls” conseguía, en 2014, cuentas falsas creadas en Vietnam; otro en Polonia, otro en India, otro en Pakistán. Hoy también están disponibles en páginas argentinas.

Una cuenta validada (asociada a una línea telefónica, que permite crear perfiles en varias redes) sale entre 20 y 50 dólares. Se calculan unos 100 dólares para lograr interacciones (por ejemplo, likes) para 3000 cuentas apócrifas. Y un programa para manejar bots cuesta unos 1000 dólares.

También hay programadores independientes que trabajan free lance. Un experto en informática, por ejemplo, se dedica a “incubar” perfiles en redes sociales. Los crea, por ejemplo, en Instagram, y durante varios meses emite mensajes, sigue a otros usuarios y logra que lo sigan. Cuando la cuenta se transforma en un perfil creíble, lo vende a 50 dólares.

Los trolls y la política

Los directivos de agencias consultados aseguraron que los partidos de todo el arco político usaron trolls alguna vez. La actividad aumenta en épocas de campaña, pero entre los principales partidos está vigente todo el año.

Algunos dirigentes contratan consultoras externas, otros tienen agencias propias. O como se los llama en la jerga, “call centers”. “Que existen, existen y se usan”, dijo una fuente del oficialismo que trabaja en el área de comunicación digital. “Pero hay que desmitificar que son miles de monos escribiendo insultos todos los días todo el tiempo”.

Las fuerzas políticas, además de contratar operarios profesionales a través de agencias, convocan a sus seguidores para que “militen las redes sociales” difundiendo mensajes o cuestionando a quienes publican ideas contrarias. También les piden, por mail o mensaje privado, que “cedan” sus cuentas. Así, la central de operaciones del partido tiene a su disposición centenares de cuentas con perfiles “reales” para realizar campañas en redes sociales, lo cual le aporta mayores interacciones.

Además, reduce los “castigos” que imponen las empresas de redes sociales a las cuentas falsas. Tanto Twitter como Facebook e Instagram utilizan mecanismos para detectar este tipo de cuentas y desestimarlas en las búsquedas de los usuarios o eliminarlas.

El bloggero y experto en uso de redes, Fabio Baccaglioni, trabaja hace años con un software que releva conversaciones y usuarios y los vierte en una base de datos. Su sistema le permite detectar cuentas falsas y bots y distribuirlos en listas por afinidad política. Asegura que detecta, a diario, unos 20 mil usuarios falsos. “De esos, unos 10 mil son kirchneristas y otros tantos son del Pro. Pero sé que son más. Estos son los que tengo asegurados como trolls y bots. Soy exigente a la hora de categorizarlos”.

Muchas veces los trolls y bots se usan para desviar o modificar los focos de las conversaciones en Twitter, Facebook e Instagram sobre determinados temas. Un ejemplo reciente lo provee Baccaglioni: detectó que la mayor parte de los mensajes en Twitter el día después del asesinato de un colectivero en Tristán Suárez cuestionaban al gobierno provincial. Alrededor del mediodía, hubo un cambio drástico. La mayoría de las conversaciones criticaba a la intendencia de La Matanza. Rastreó el tipo de tuits emitidos en ese rango horario y descubrió que habían aumentado exponencialmente, y que las cuentas que tuiteaban eran falsas. Poco después, uno de las tendencias en Twitter era #RenunciaMagario.

“Cuentas robustas”

Los trolls perfeccionan cada año sus estrategias para parecer reales. Por ejemplo, publican textos con errores de ortografía o imágenes de elaboración no profesional. “Si quiero aparentar que soy alguien real, pero escribo perfecto o publico una pieza visual con buen diseño, tendré una apariencia sospechosa”, dijo un exempleado de una fábrica de trolls del PJ. “En general se prefiere difundir piezas con defectos, que hacen a las cuentas más humanas”.

Los expertos remarcan que los servicios se perfeccionaron en los últimos años. “Hay un gris muy grande en la detección, porque muchos dejaron de funcionar exclusivamente de forma automática. Ahora las cuentas intercalan sus publicaciones con posts manuales, mensajes más elaborados. Así logran camuflarse para simular que la cuenta parezca real”, dice el experto informático.

Los perfiles y sus alcances son estudiados minuciosamente por las agencias, que crean cuentas de acuerdo a esas mediciones: las cuentas de mujeres rinden mejor que las masculinas; las de usuarios jóvenes “miden” más que las de los mayores.

“Un perfil muy rendidor y usado como troll es el de una supuesta mujer que publica fotos de su cuerpo. Por eso es común encontrar cuentas de chicas jóvenes en poses sexy que también tuitean sobre política”, dijo a LA NACION un especialista en posicionamiento en redes sociales que tiene su propia agencia de influencers y trabajó con trolls pero los dejó hace tres años.

No sólo los usan políticos. También empresarios o figuras del espectáculo que quieren levantar sus perfiles públicos o limpiar sus imágenes. Un especialista relató que recibió una oferta para trabajar con las redes de un importante actor que había sido denunciado por violencia de género.

Glosario

Troll: cuenta de una red social que puede tener o no una identidad real que la respalde. En general se usan para agredir, pero también para instalar trending topic. Una sola persona puede manejar entre 10 y 20 cuentas. Según la atención que le preste a cada una (calidad de los mensajes) puede lograr tener un perfil más creíble. Mientras más verosímil es, mejor posicionados estarán sus mensajes.

Bot: son cuentas poco elaboradas que se manejan automáticamente con un software. Una persona, con un programa adecuado, puede manejar miles de cuentas de bots. Sirven para instalar temas en la lista de tendencias de la red social o para aumentar la cantidad de seguidores de un usuario. Son más fáciles de detectar que los trolls porque sus perfiles son básicos y reproducen mensajes en masa, al mismo tiempo.

Campaña sucia en redes: el objetivo de una campaña de trolls y/o bots es modificar la opinión pública creando conversaciones o Trending Topics. El logro máximo es transformarse en noticia en los medios de comunicación tradicionales. Por ejemplo, que un canal de televisión reproduzca tuits falsos o un diario mencione un trending topic impulsado por robots. La diferencia principal con una campaña legítima es que los trolls publican contenidos falsos a través de usuarios falsos. Es decir que no hay identidades reales detrás de cada cuenta. Un operario suele manejar entre diez y veinte trolls al mismo tiempo. Y una sola persona puede mantener operativos, a través de un software, a miles de bots.

 

La Nación

10 razones por las que los políticos prefieren Twitter

Políticos en Twitter

>Por Daniel Eskibel

Es un hecho en todo el mundo. Los políticos prefieren Twitter. Candidatos, gobernantes, dirigentes, militantes…La campaña electoral de Obama en 2008 marcó el camino. Twitter fue una de sus herramientas más novedosas, y el día de la elección ya tenía 100 mil seguidores. En 2012, apenas 4 años después, Obama llegó al día de la elección con 20 millones de seguidores.

Las dos campañas de Obama fueron decisivas para difundir entre los políticos los beneficios de un uso inteligente de Twitter. Pero luego han sido las características propias de esta red social las que han consolidado su papel en la política.

¿Por qué es la red social preferida de los políticos?

1) Impacto

En Twitter están los líderes de opinión. Políticos, gobernantes, candidatos, dirigentes, periodistas, medios de comunicación, referentes sociales y culturales, formadores de opinión, gente activa e influyente. No es ni pretende ser ‘toda la sociedad’, pero sí es un segmento con una enorme relevancia para la política por su gran poder multiplicador.

2) Noticia

Una participación inteligente en Twitter suele ser una vía más directa para salir en las noticias que las tradicionales ruedas de prensa.

3) Contacto

Es una forma rápida de contactar con personas relevantes para el político.

4) Brevedad

Un tweet son 140 caracteres. No es una columna ni un discurso ni unas largas declaraciones.

5) Velocidad

Es una herramienta ideal para difundir o seguir en tiempo real las novedades de un evento que está desarrollándose.

6) Interacción

Permite intercambiar ideas, dialogar, discutir, defender posiciones, responder.

7) Síntesis

¿Qué más quiere un político que lograr sintetizar su pensamiento en frases breves que sirvan para un título periodístico y que sean fácilmente recordadas? Pues Twitter es un lugar de excelencia para afinar al máximo el poder de síntesis.

8) Receptividad

El público de Twitter recibe con mucha mayor naturalidad los mensajes vinculados a la política, mientras en otras redes sociales los mismos son muchas veces considerados como intrusiones ajenas.

9) Información

Seguir a un buen menú de periodistas y medios permite tener fuentes informativas creíbles siempre al alcance de la mano. Para estar informado rápidamente basta consultar Twitter y ya no es necesario acudir a muchos medios en diferentes sitios. Solo con su uso te das cuenta del tiempo que ahorras.

10) Movilidad. Por su brevedad Twitter es perfecto para usar desde los smartphones. Lo cual significa que siempre va contigo, nada menos.

 

 

Maquiavelo & Freud

Mis 10 conceptos clave de comunicación política para 2018

Comunicacion Politica 2018

>Por Javier Sánchez Galicia

1. Alianzas Electorales

La formación de coaliciones partidistas es una práctica muy común en la mayoría de las democracias del mundo. Constituyen con frecuencia la única posibilidad para volverse competitivos en una contienda electoral y aspirar a conquistar mayores posiciones de representación popular o conservar las que ya tienen. En las elecciones de México 2018 el propósito de las Alianzas Electorales será estratégico pues los partidos pretenderán incrementar sus posibilidades de éxito en una contienda de alta competencia. En los últimos años hemos presenciado formaciones políticas inusuales o insólitas (ideológicamente inconsistentes). Se trata de alianzas entre partidos que se mueven en los extremos opuestos del espectro ideológico y que prácticamente no comparten nada entre sí, a no ser la ambición de conquistar o mantener el poder a toda costa.

2. Antipolítica

El término define la actitud de quienes se oponen a la política, juzgándola como práctica del poder y, por lo tanto, acusa a los partidos y a los políticos profesionales de buscar el poder y no el bien colectivo. Un sentimiento que prevalecerá durante el año que inicia. También se basa en una retórica de descalificación para reivindicar en su lugar una nueva forma de ejercer el poder. Será usada por quienes se han distanciado de los partidos o la política formal para aprovecharse del malestar colectivo. Constituirá también un ingrediente semántico ( lo que es políticamente incorrecto) y con fuerte componente antisistema (Cansino y Covarrubias, 2006) propicio en campañas para las candidaturas ciudadanas o independientes en el 2018.

3. Clientelismo político

En países como México el clientelismo político puede mover la intención de voto hasta entre 2 y 3 puntos. Existen localidades tan pequeñas que los candidatos definitivamente no hacen campaña y todos los recursos los destinan a comprar y movilizar electores el “día D”. Cuando un intercambio de recursos, ya sean económicos o políticos, toma lugar entre dos partes, se habla de una relación clientelar. El clientelismo político se basa en ese intercambio, pero en él se enfatizan las características complejas de dicho vínculo, como la asimetría de poder, la coerción y, a la vez, , la solidaridad y el afecto (Rodríguez Medina, 2013). Este tipo de relación, (que ya hemos visto en elecciones recientes) genera grandes niveles de compromiso y obligación, a pesar de que comúnmente se conforma en base a entendimientos y mecanismos informales de comunicación. Por esto, una dimensión importante del clientelismo es la creación de expectativas y esperanza, lo cual conduce a una fuerte dependencia.

4. Campañas negativas

Las campañas electorales no se limitarán a realizar propuestas y ofrecer un estilo particular de hacer gobierno. También serán escenario de ataques, denuncias, campañas sucias y mensajes negativos. “Una campaña negativa está orientada a resaltar los defectos del adversario y el propósito es socavar la reputación de un candidato u opción política al evocar imágenes y argumentos que degraden las percepciones que del rival tienen los votantes” (García, D´Adamo y Slavinsky, 2005). Serán campañas ligadas a las lógicas de la mentira y la denuncia. Se marcará con el signo negativo al oponente B, mientras el candidato A llevará el signo positivo. Entre sus principales características veremos: simpleza del argumento (verdades alternativas); uso de la tergiversación y las verdades a medias (sin verificación); los datos “fríos” serán reemplazados por datos “calientes” o emocionales (burbujas informativas); tenderán a ser altamente visuales (feak-news); identificarán enemigos (narrativa de héroes contra villanos), lo que dará al espectáculo político el poder de despertar pasiones, temores y esperanzas.

5. Posverdad

En 2016, “post-truth fue nombrada palabra del año según el Diccionario de Oxford. Con ella se intenta describir un momento en el que el discurso político, a la hora de pretender incidir sobre la opinión pública, deja de lado los hechos objetivos y apela principalmente a las emociones y a las creencias personales. El término, aplicado desde 1992, aumentó su uso en un 2,000 % respecto de 2015 (Gutierrez-Rubí, 2017). El triunfo de Donald Trump colocó el fenómeno de la posverdad en la primera fila de la conciencia de una parte de la opinión pública occidental. Los ecos del nuevo paradigma ya estaban presentes en campañas como el Brexit, la salida de Reino Unido de la Unión Europea, que se celebró un par de meses antes de la campaña en Estados Unidos. Y después, el modelo ha seguido en las elecciones recientes de Francia, Alemania, Israel y, particularmente, en el separatismo catalán de España.

6. Fact-Checking

La recurrente utilización de la mentira política – hoy bajo el paradigma de posverdad – ha sido una constante en las campañas electorales, sobre todo en escenarios competidos. Se advierte una tendencia mundial a favor del fact-checking, que sería el antídoto contra todos los conceptos (fake-news, las verdades alternativas, las burbujas informativas y los bulos) que se refugian en el paraguas semántico de la posverdad. Reconoce que las formas tradicionales del periodismo – prensa, radio y televisión- han perdido peso frente a las nuevas formas de relación con la opinión pública. Los contenidos que se hacen virales en twitter, facebook o plataformas de mensajería instantánea generan percepciones que hace algunos años eran impensables (Llorente, 2017). La divulgación de noticias falsas desemboca en una banalización de la mentira y, por ende, en la relativización de la verdad.

7. Social Media

Son más que redes sociales. Son “un grupo de aplicaciones de Internet que constituyen la base ideológica y tecnológica de la web 2.0 y permiten la creación y el intercambio de contenidos generados por los usuarios” (Kaplan y Haenlein, 2010). Involucran un complejo ecosistema de recursos tecnológicos (aplicaciones, plataformas, herramientas) que posibilitan la creación de contenidos por parte de los usuarios, potencian la naturaleza dialógica de la red, la generación de comunidad y la construcción de inteligencia colectiva. Y constituyen uno de los ámbitos en que se manifiestan las potencialidades de la interacción y articulación de sujetos en red a través de una diversidad de actividades y propósitos: desde los contactos sociales espontáneos y esporádicos, hasta las comunidades académicas y científicas estables, pasando por las multitudes inteligentes (Rheingold, 2002) que reinventan las formas de organización y movilización social, las estrategias de difusión de información, la construcción de vínculos emocionales y la generación de inteligencia colectiva (Lévy, 2004).

8. Oxigención política

El concepto alcanza su mayor potencial explicativo en el caso de transiciones democráticas continuas, o sea pacíficas, negociadas, ordenadas y graduales, como las que ocurren por la vía de la alternancia (Cansino, 2007). Busca establecer una serie de criterios que permita identificar y medir en casos concretos qué tanto el quehacer político se desintoxica de las costumbres largamente dominantes en el pasado autoritario. La lógica sugiere que la alternancia política desde un partido hegemónico o único se traduce invariablemente en transformaciones en el ejercicio del poder. Es decir, veremos (en los casos en que haya alternancia) nuevas formas de tomar decisiones, cambios en las interacciones del gobierno con otros poderes y actores políticos, en el apego a reglas escritas, en la rendición de cuentas, en el uso de los recursos públicos y en la comunicación política.

9. Transfugismo político

Es un término que refiere el fenómeno del paso o tránsito inmoderado de actores políticos de un partido a otro por razones pragmáticas o por convenir a sus intereses. Suele emplearse popularmente para señalar y descalificar a ese tipo de políticos por carecer de principios y valores sólidos. Las referencias que hemos escuchado en años recientes y veremos en el 2018 serán expresiones como “malabarismo político”, “trapecismo político” o “candidatos chapulines”. Este proceso obedece más a criterios de interés personal de un político que a objetivos de trascendencia como la “movilidad política”. La ciencia política la refiere como el paso de actores políticos y sus respectivos recursos (económicos, coercitivos o de influencia) desde ciertas posiciones de poder, coaliciones o partidos políticos a otros distintos (Cansino, 2002).

10. Voto antisistema

La desafección política seguirá invadiendo a los nuevos electores: jóvenes, informados, críticos, conectados (milenials), no acarreados a actos partidistas. Son el 55% de los electores que componen el voto switcher y definarán las elecciones. Son los que rechazan el establishment y presentarán dos posturas: a) no acudirán a votar, porque no creen en el sistema de partidos, o b) votarán para ver perder al partido en el gobierno. La desafección política ha creado en América Latina un sentimiento antisistema que aunado a la posibilidad que tiene el ciudadano de hacer valer su voto, aumentará la derrota de partidos en el poder. El razonamiento es que ya no votarán “a favor de lo que un gobierno hace”, sino votará “en contra de lo que deje de hacer”. Cambio versus continuidad será una lógica de voto recurrente en los procesos electorales del 2018.

 

Blog de Javier Sánchez Galicia

La guía de Joseph Napolitan para utilizar bien a un consultor político

Joseph Napolitan, uno de los maestros de la consultoría política, escribió que muchos de los que contrataban sus servicios no sabían cómo utilizar bien un consultor político. Por eso Napolitan escribió una serie de recomendaciones muy útiles para candidatos, partidos políticos y jefes de campaña.

Joseph Napolitan

1. El asesor político no debe ser considerado una amenaza

Es imperativo que los que trabajan con un consultor, en especial el jefe de campaña, sepan que él sólo tiene un propósito en la campaña: ayudar a ganar la elección. Todo el equipo de campaña debe entender que el consultor es un recurso a ser utilizado y no una amenaza a sus aspiraciones.

2. Determine las responsabilidades del asesor con antelación

Como existen diferentes tipos de consultores (generales y especializados), antes de contratarlo, deben quedar claras cuáles serán las responsabilidades del mismo durante la campaña. Si se quiere trabajar sólo en un área específica (ej., producción de la propaganda de TV) o si lo que se requiere es un servicio general.

3. Asegúrese de que usted tiene el asesor político apropiado

Los clientes deben estar seguros que el asesor político que contratan conoce claramente su filosofía política; y aunque no la comparta al 100%, que al menos no se oponga radicalmente a ella.

4. Busque un asesor político lo más pronto posible

Mientras más pronto un consultor se comprometa con una campaña, más valor tendrá para el candidato, el partido, o cualquiera que sea su cliente. Si el asesor comienza cuando las decisiones importantes han sido tomadas, su valor potencial en la campaña será reducido.

5. Asigne a alguien como enlace directo con la campaña

No es bueno que el candidato sirva de enlace entre el asesor y la campaña. Debe existir un director de campaña que tenga acceso directo al candidato y proporcionar este acceso al consultor cuando sea necesario.

6. Decida quién va a saber que usted ha contratado un consultor

Dependiendo del país donde se esté trabajando, resulta delicado que se conozca públicamente que se trabaja con un consultor extranjero, así que lo más recomendable es ser muy discreto para evitar consecuencias negativas para el candidato.

7. Proporcione al asesor político las herramientas que él necesite

Diferentes consultores tienen diferentes requerimientos y las necesidades de un consultor pueden variar de campaña en campaña. El consultor es la persona más importante en la orquestación de todo el equipo de campaña, y como tal, debe ser provisto de todo el material que necesite.

8. Emplee la experiencia de su asesor político

Es cierto que el consultor político tiene más experiencia en campañas que el candidato y su personal y es por esta razón que se debe contratar y utilizar por completo. Sin embargo, hay que tener especial cuidado con el conocimiento que éste tenga sobre la cultura del país, pero nunca rechazar una idea “porque nosotros no lo hacemos así aquí”.

9. Escuche al consultor

Usted no está obligado a seguir el consejo de su consultor, pero debe por lo menos escucharlo. Usted está perdiendo su dinero y el tiempo del consultor si no lo hace.

10. Hable con su asesor antes de tomar una decisión importante

Es muy poco lo que un asesor puede hacer para rectificar una decisión incorrecta, pero muchas veces se puede prevenir a un cliente de tomar una.

11. Dígale a su consultor la verdad

No tiene sentido que usted le dé a su consultor una información incorrecta porque él basará importantes decisiones en esa información y quien saldrá perdiendo será su campaña.

12. Instruya a quienes trabajarán con su consultor para que cooperen con él

Si usted quiere sacarle provecho a su asesor, debe lograr que esté en contacto constante con lo que pasa en la campaña, ya sea directamente o a través de jefe de campaña, de otra forma el consultor no podrá saber qué pasa y por ende no podrá ayudar.

13. Use el tiempo de su asesor completamente

Resulta frustrante para el consultor e improductivo para la campaña que el consultor pierda tiempo para poder reunirse con las personas indicadas ya que eso se traduce en perdida de tiempo y dinero.

14. Organice su horario de visitas con antelación

Debido a las múltiples ocupaciones de los involucrados en una campaña incluyendo al asesor, resulta esencial que se diseñe un calendario de largo alcance para que todos lo involucrados en la misma conozcan los movimientos del consultor con anticipación.

15. Establezca un sistema de comunicación efectivo entre las visitas y úselo

El consultor debe estar siempre localizable para su cliente, por esta razón el director de campaña debe estar al tanto de donde ubicarlo en caso de una crisis.

16. Trate a su asesor como un miembro de su grupo de confianza

Asegúrese de que su consultor, o su representante, tengan acceso a toda la información que necesite y de que se le informe de todos los procesos de decisión cuando esté en el país.

17. Valore sus recursos de una manera realista

No se engañe cuando haga la valoración de los elementos con los que cuenta para realizar la campaña, ya que el consultor conocerá la verdad tarde o temprano.

18. No deje que el orgullo interfiera para ganar la elección

El objetivo de una campaña política es ganar y si usted necesita buscar una compañía de fuera del país para ello, hágalo. No se preocupe si lastima los sentimientos de las compañías de su país, que ponen en riesgo su triunfo.

19. No resalte la presencia del asesor si esto es perjudicial para la campaña

En ocasiones es mejor que el consultor mantenga un perfil bajo, en estos casos no haga mucho ruido cuando el consultor llegue al país.

20. Si usted no entiende un consejo de su consultor, pídale que se lo explique bien

Se supone que los consultores son comunicadores, así que lo menos que deben hacer es comunicar sus propias recomendaciones con eficacia.

21. Asegúrese de que las decisiones que han sido aprobadas se cumplan

Para garantizar esto es importante la presencia del director de campaña que se encargará de que se implementen las decisiones tomadas por el consultor.

22. Confíe en su asesor

Si no puede confiar en su consultor, usted ha contratado a la persona errónea. Si su consultor conoce sus problemas, puede estar preparado cuando éstos emerjan en la campaña.

23. Póngase de acuerdo sobre el calendario de pagos y cumpla con él

Si usted espera que su consultor cumpla con su trabajo, cumpla usted con su parte del acuerdo.

24. No tenga miedo de pedir ayuda

Si tiene un problema, llame a su asesor. No se preocupe si lo molesta, al consultor le gustará más recibir una llamada a medianoche que enterarse más tarde de una catástrofe que hubiera podido evitar.

25. No espere milagros

Ningún consultor tiene un record perfecto. Todo consultor va a ganar y perder algunas campañas. Nadie gana todas las elecciones; los mejores ganan la mayoría, de lo contrario no permanecerían en este negocio por mucho tiempo.

26. Un punto final

Si usted decide contratar un asesor, úselo: su consejo no le hará bien a menos que lo practique.

 

 

 

Maquiavelo & Freud

Gobiernos modelo siglo veinte

Gobiernos

>Por Mario Riorda

Estamos en épocas de cambios y reformas. “Reformismo permanente” acuñó el presidente Mauricio Macri. Pero los que menos se reforman son los gobiernos. Hablo de los gobiernos en sentido figurado cuando debería hablar de los gobernantes. Pero igual continúo. Son perezosos o cargan con una inercia alarmante, estructural. Los gobiernos trabajan (en promedio) de 8 a 15 horas. Lo demás es excepción, horas extras y guardias. Vale decir, son gobiernos de medio día para problemas de tiempo completo. Y encima con una demanda digital a tiempo real. Ante consultas en redes, un tercio de los ciudadanos no están dispuestos a esperar más de 5 minutos para una respuesta. Se está lejos.

Las incorporaciones son pensadas más para los cargos que para las funciones. Por eso, diseños organizacionales de tres décadas atrás van dejando un montón de áreas no previstas en los organigramas que no se adaptan a los tiempos, sino que hacen que los tiempos se adapten a ellos (frenándolo, obviamente). Los concursos, siempre prometidos, son excepcionales o sólo en áreas específicas. La capacitación dista mucho de la profesionalización y reducida a pocas áreas.

Hay un predominio del papel para los trámites. Lo más innovador son determinados procesos de e-gobierno para cobrar impuestos. Ahí sí están a la orden del día. Las redes no forman parte de las respuestas de gestión. Su uso principal es publicitario. Piensan más en la publicidad de sus gobernantes y sus actos (así, en ese orden) que en la escucha y la interacción ciudadana. Las redes deberían funcionar como una gran mesa de entrada, pero no. Sólo el 2% de los posteos y tuits de gobiernos preguntan algo. Eso es un monólogo. Sólo el 10% de las interacciones de ciudadanos son respondidas por los gobiernos, nos dice el estudio Gobernauta del BID.

Los protocolos son herramientas de hace siglos, expresiones cuasi monárquicas que cada vez aportan más distancia a gobernantes de gobernados. Son una celebrada novedad los políticos que se los saltan. En los protocolos, herencia de otros tiempos, todavía se reproducen las jerarquías y los privilegios. Así se diseñan actos, discursos y puestas en escena: el poder simbólico que se ve y se palpa se ofrece distante.

Los gobiernos abiertos todavía están más cerca de la moda y la exquisitez que de su uso entendido como transformador de una cultura organizacional. La rendición de cuentas de la mano de la transparencia es incipiente. La apertura de datos se hace por temor (a ser etiquetados como opacos) y con temor (por goteo y con reticencias). El IDC Government Insights nos aporta optimismo de que en algunos países el gasto en tecnología cívica crece 14 veces más que el gasto en tecnología digital. Pero aquí la inversión todavía está centrada en la publicidad. Siempre descendiente y unidireccional (aun la que se invierte en el mundo digital).

El big data es un concepto pretencioso que muchos resaltan como el presente del futuro, pero en los gobiernos la mayor cantidad de bases de datos son analógicas, no digitales. Y cada dato es propiedad de un área de un gobierno que se apropia cual feudo. Ante este panorama, la gestión predictiva que permite el diseño de políticas y respuestas para adelantarse a problemas, como el control temprano del dengue en Río de Janeiro por ejemplo, todavía es ciencia ficción.

La trazabilidad de un trámite, es decir saber en qué estado está y saber cuándo concluirá, no es algo usual. Un expediente entra a un gobierno y navega en mares desconocidos o bien se topa con circuitos de gestión que tienen todo menos fluidez. Un expediente demorado es una “no solución” o una “no política pública”. Y no sólo que no hay estándares y tiempos de respuesta por áreas, sino que de hecho, hay áreas que retrasan expedientes adrede porque no podrían satisfacer demandas que pueden ir desde tapar un bache, garantizar una prótesis u otorgar un crédito para microemprendimiento. Ni hablar tampoco que la mayoría de las políticas no tienen mecanismos de evaluación de su eficacia. “Lo que se mide se puede mejorar”, dice CONEVAL, el organismo mexicano que evalúa las políticas sociales. Saquemos nuestras conclusiones… Y, por si fuera poco, los gobiernos son egoístas y cerrados. Se imaginan en otra época haciendo todo solos. En su cabeza la co-gestión es algo excepcional y excéntrico. Los gobernantes no terminan de asumir que ya no llegan a la solución de todo o la prestación de todo. Ni hablar de la falta de confianza en torno a ellos que hace que, aunque lleguen, muchas veces llegan deslegitimados. La aplicación de una cultura del riesgo no llegó a los gobiernos (aclaro: tampoco a las universidades). Cualquier política preventiva se convierte en política pública predominante. En todas las áreas.

Pero los gobiernos, aun dentro de la dificultad de un margen de riesgo de 360 grados, no atinan a modificar hábitos que eviten trabajar solo en la remediación, siempre tardía y más costosa. Ni hablar de la gestión ante crisis que expande la conmoción por la mala reacción como respuesta pública. La profesionalización en estos ámbitos es sólo un anhelo.

La síntesis de esto es que los gobiernos se miran más a sí mismos que a los ciudadanos. Y aunque haya gobiernos que avanzaron, lejos están de ser el promedio. Este escrito no tiene que ver con ajustar. Tampoco con gobiernos más chicos. Sólo apunta a gobiernos mejores.

 

 

CLARIN

Lo que revelan los carteles electorales

La fotografía, el eslogan, el color o la tipografía son elementos que esconden una clara intencionalidad en campaña.

Afiches Cataluña

Combinación de los seis partidos políticos de Catalunya que ya han presentado sus carteles electorales (LVE)

>Por Silvia Hinojosa

Con lo imaginativos, incluso atrevidos, que habían sido algunos carteles electorales –en el pasado, en tiempos del oasis catalán–, pero hace ya unos años que las candidaturas se refugian en lo seguro. Ni juegos de palabras, ni guiños cinematográficos y menos aún críticas al adversario. Para el 21-D –a falta de que la CUP presente hoy su campaña– todo es color y mensajes en positivo. Pero detrás de cada cartel hay una intención, en las fotos, el eslogan, el color o la tipografía empleada.

Puigdemont

Y dentro de la prudencia general en estas elecciones al Parlament, uno de los que marcan la diferencia es Junts per Catalunya, la lista del PDECat que lidera Carles Puigdemont desde Bruselas. En su cartel, en tonos naranjas, destaca la imagen del candidato y el eslogan: “El nostre president”. “Gráficamente es el más interesante, moderno y sofisticado. La fotografía, el fondo, la tipografía, todo funciona muy bien. El fondo vibra, da sensación de acción. Y la tipografía es muy potente: cursiva, con la entrelínea muy cerrada y una caja alta estirada”, valora el diseñador gráfico David Guerra, responsable de DG Estudio.

Oriol Junqueras

Guerra subraya que el naranja, que tiñe hasta la foto del candidato, es un color optimista, activo. “El logotipo, con la senyera, repite la gama en naranja y la tipografía es toda del mismo estilo, en una diagonal que sugiere movimiento”, añade.

Y un guiño. Puigdemont lleva traje y corbata, pero también un suéter de cuello subido y abrigo. Está en el exilio, les recuerda a los votantes.

El cartel de Domènech es cultural, ERC busca credibilidad y JxCat subraya al ‘president exiliado’

“¡Nos han copiado el cartel!”, denunciaba hace unos días Xavier Domènech, candidato de Catalunya en Comú-Podem, en referencia al de Puigdemont. “Hay tres elementos iguales que en el nuestro –detalla Sergio Espín, del equipo de comunicación de Catalunya en Comú, responsables del diseño–. El degradado de color, las letras en diagonal ascendente y el tratamiento de la foto, todo coincide, ya es casualidad. Y nosotros lo hicimos antes, ya en las municipales de Barcelona”.

Vistos uno al lado del otro, los carteles son realmente parecidos.

“El de Domènech es muy moderno también, en cuanto al color, pero es exagerado que digan que les han copiado”, valora David Guerra. En ambos hay un tratamiento del color, pero son técnicas, subraya. “Y la foto de Domènech está coloreada, no contrasta como la de Puigdemont. Tiene menos intención, es más tranquilo. Es un cartel casi de obra de teatro, con un toque más cultural, habla más bajo que el resto de carteles y en un lenguaje poco político. Y Domènech queda integrado, sugiere que importan más las ideas que los nombres”, añade.

Domenech

Ramon Piqué, director de imagen de la campaña de JxCat, explica que la principal dificultad de su cartel fue que Puigdemont está en Bruselas. “No pudimos hacer una sesión de fotos, pero nos fue bien aprovechar la del día de la rueda de prensa, es icónica y remite al exilio”, subraya. Otra dificultad es que se trata de una marca nueva. “El código gráfico del logotipo es muy marcado, con letras en cursiva, caja alta y en diagonal y en tonos naranjas y todo eso tenía que mandar en el cartel”, añade. “Y en cuanto al degradado, no es propiedad de nadie”, concluye.

Un cartel bien diferente a los anteriores es el de Oriol Junqueras. Su cara es protagonista, frente al logotipo de ERC que casi no se ve. “Me parece estático. La tipografía es una redonda, amable, estable. Y la foto no está trabajada, aparte del fondo desenfocado; media cara queda oscura. Sólo tiene esa visión desde abajo que le endiosa un poco –señala David Guerra–. Transmite la idea de que no hay trampa ni cartón. Junqueras sonríe, parece buen tío, llano, que no miente: ‘soy como me ves, afable, con el tic que conocéis, algo descamisado’. Toda la estructura del cartel es un poco antigua, como sin intención, sin diseño. Pero ahí contrasta el hashtag, que es algo conceptualmente muy moderno”.

Cs vende una imagen moderna; el PSC, un Iceta president, y el PP ofrece la cara amable de Albiol

Otro cartel con fuerza es el de Ciutadans, con la figura de Inés Arrimadas en un fondo naranja. “Es muy potente. La tipografía es como la de Puigdemont, condensada, agresiva, típica de carteles, aunque aquí es redonda, recta, da más estabilidad. Cs pone el acento en la candidata y en el mensaje Catalunya-España-Europa”, subraya Guerra, que aplaude el guiño del corazón, marca de Ciutadans. “La candidata lo sitúa en su corazón, tapando un escote que no se ve pero se intuye, tiene algo sexy y está bien encontrado porque ella es guapa, femenina y le sacan también partido a eso”, añade. Pero lo principal, subraya, es el naranja, sugiere modernidad.

Arrimadas

Los socialistas, en cambio, han hecho un cartel clásico, institucional. “Siempre habían utilizado una gráfica moderna, con fondos rojos, con guiños, es como si hubieran retrocedido muchos años –dice Guerra–. El cartel es serio y antiguo: el traje, la corbata, la senyera bien puesta, el fondo blanco, soso. Sólo llama la atención la tipografía, que tiene mucha fuerza, es bold, estable, cuadrada”. El PSC da relevancia a Miquel Iceta, con su nombre en el eslogan. “Quieren darle un toque institucional pero a la antigua. dirigido a un votante de cierta edad, que entiende este lenguaje”, añade.

Iceta

Xavier García Albiol, en cambio, no vende una imagen institucional. La foto del cartel del PP está tomada en la manifestación por la unidad de España del 8 de octubre, con el ­candidato en primer plano. “Hay un fondo de gente difuminado, que le da un tono populista, parece que le siguen –apunta Guerra– y se ven banderas españolas, por eso han añadido la senyera al pie del cartel”. Albiol sonríe, es una cara amable, y la americana desabrochada indica actitud de trabajo. “Y un detalle ­curioso, hay dos tipografías: una ­redonda, juvenil, para la palabra ­solución, pero para España otra muy institucional”, subraya.

García Albiol

 

LA VANGUARDIA

Manipulación y autoengaño en la comunicación política

Las 3 barreras en la comunicación: prejuicios, escucha selectiva y manipulación del mensaje.

Manipulación en Comunicacion Politica

>Por Cristóbal Paus

Recientemente se hacía eco este mismo diario de las conversaciones privadas entre altos cargos de la Generalitat en las que reconocían que la deseada independencia estaba muy verde. Nada nuevo. La historia nos muestra numerosos ejemplos de manipulación y que del dicho al hecho va un trecho. Y es que, en la carrera por el poder, los dirigentes solo nos contarán “su” verdad, toda “su” verdad y nada más que “su” verdad. Ya lo advertía Ieyasu, emperador Tokugawa de Japón: “si se desea decir mentiras que puedan ser creídas, no hay que decir la verdad que no se quiere creer”.

Pero ¿qué es primero en la comunicación? ¿La sutil manipulación del emisor que no quiere indisponer al receptor, o la reticencia de este último a abrirse a nuevos planteamientos? En efecto, la comunicación humana presenta diversas barreras que la dificultan tanto por el lado del emisor como por el del receptor. Me centraré en tres de ellas: prejuicios, escucha selectiva y manipulación del mensaje.

1. Prejuicios y marco de referencia

Cada uno de nosotros tiene su propio marco de referencia, generado por nuestras experiencias a lo largo de nuestra vida, con el que valoramos la información que emitimos y recibimos. De ahí que un mismo hecho sea interpretado y atacado de forma diferente, según se sienta uno de derechas o de izquierdas, de la patronal o del sindicato, del Real Madrid o del Barça…

2. Escucha selectiva

Y relacionado con ese marco de referencia, añadimos otra barrera: la escucha selectiva. Esto es, tendemos a percibir y escuchar lo que queremos percibir y escuchar, valorando el mensaje en función de quién es el interlocutor y su afinidad con nosotros. En palabras de Julio César, “estamos dispuestos a creer lo que deseamos, e imaginamos que los demás también piensan lo mismo que nosotros”.

La historia del alquimista Bragadino: hacia finales del siglo XVI, la República de Venecia empezó a decaer. El eje del comercio y de la riqueza había dejado el antiguo Mediterráneo y se desplazó hacia el Nuevo Mundo. Sus bancos y su comercio comenzaron a derrumbarse. La depresión, la tristeza y la nostalgia de tiempos pasados recientes se apoderaron de sus ciudadanos. ¿Qué podían hacer?

En ese momento apareció un misterioso alquimista llamado Il Bragadino; su fama descansaba en que decían que podía multiplicar el oro utilizando una secreta sustancia. Tanto es así que el Senado de la República pensó que con su ayuda Venecia recuperaría su esplendor, y votó casi unánimemente a favor de que se instalara en la ciudad a cambio de una cuantiosa suma de oro que le permitiera vivir con lujo y desahogo. Bragadino se instaló en un suntuoso palacio, pero no parecía tener ninguna prisa por empezar a fabricar el tan deseado oro que salvaría de la ruina a Venecia. Al principio esto incluso acrecentó su fama, pero con el tiempo la impaciencia empezó a aparecer.

El alquimista respondió que ya había depositado en la ceca de la ciudad la misteriosa sustancia, pero advirtió que aunque ya podía producir el doble de oro, si se la dejaba durante siete años, sellada en un cofre, la sustancia multiplicaría el oro de la ceca por treinta. La mayoría aceptó posponer el milagroso evento, pero otros muchos creían que era inadmisible mantener a Bragadino siete años más a expensas del erario público. Finalmente, se le exigió una prueba inmediata de la veracidad del experimento. En ese momento, Bragadino arguyendo que no se confiaba en él, dejó Venecia y se trasladó primero a Padua, y finalmente a Munich en 1590 a la corte del duque de Baviera donde siguió viviendo de sus promesas.

3. Manipulación del mensaje

No es de extrañar entonces que cuando se quiere obtener algo, se filtre la información proporcionada para que sea bien recibida por el receptor de la misma. Por ello, ¿qué es lo que hace todo dirigente? Promete, por lo pronto, a sus electores todo lo que pueda halagarlos, nos recuerda Zweig, en su biografía de Fouché. De hecho, el filósofo empírico Hume, afirmaba que “ningún hombre tiene que desesperarse pensando que no obtendrá conversos para las hipótesis más extravagantes si tiene el arte suficiente para representarla con colores favorables”.

Como siempre hay oportunidad para la mejora, y descontento con la situación presente, es relativamente fácil construir una estrategia que nos hable de un futuro mejor. Este es el campo de acción típico de cualquier campaña, y con ello, nos advierte Balladur, primer ministro francés entre 1993-95, se cuenta con una gran ventaja: no se necesita tomar postura de manera detallada ante los problemas inmediatos, evitando así contradicciones y levantar polémicas e inquietudes. Todos prometen la luna, aunque solo el presidente Nixon fue el primero en ofrecerla de verdad.

Decía el psicólogo francés Gustavo Le Bon que los pueblos viven sobre todo de esperanzas y sus revoluciones tienen por objeto sustituir con esperanzas nuevas las antiguas que perdieron su fuerza. Ahora bien, ¿es posible alcanzar y perdurar siempre en el poder con la simple promesa de un futuro mejor? Retomando la historia de Il Bragadino, cuentan las crónicas que los bávaros no fueron tan pacientes como los venecianos y en 1592 fue ahorcado.

Siempre hay quien quiere que pensemos y actuemos como ellos quieren. Pero nosotros no estamos exentos de responsabilidad para calibrar la situación. Como en el timo de la estampita, a veces jugamos a dejarnos engañar cuando pensamos que es en nuestro propio interés, y si al final perdemos, volvemos a engañarnos echando la culpa al otro. Así se escenificaba magníficamente por Toni Leblanc y Antonio Ozores, en la película Los tramposos.

 

LA VANGUARDIA

Agenda: Simposio Internacional de Participación Política y TIC

El próximo lunes 4 de diciembre se desarrollará un Simposio Internacional de Participación Política y TIC en el Auditorio de Ingeniería – Universidad de Ibagué, Colombia. El objetivo de éste imperdible encuentro es analizar nuevas vías para la formación en el ámbito de la cultura y el liderazgo, mediante la colaboración con los entornos informales donde los jóvenes están creando y experimentando nuevas formas de participación democrática.

Toda la información del evento en su SITIO WEB.

Las tácticas y ciberataques con los que se influenciaron las elecciones en 18 países, según la organización Freedom House

Redes Sociales

Estados Unidos es el país del que más se habló, pero se dio en otras 17 naciones.

Y es que las votaciones que se celebraron en 18 países en el último año fueron influenciadas por desinformación divulgada a través de internet, según señaló en un informe Freedom House.

El reporte anual de la organización no gubernamental dedicada a la defensa de las libertades, con sede en EE.UU., analizó el nivel de libertad en internet que hubo en 65 países, los cuales representan el 87% del tráfico en la red a nivel mundial.

En total, 30 gobiernos estuvieron involucrados activamente en el uso de redes sociales para atacar a sus opositores, según el informe.

Desde Freedom House aseguran que en 18 en los que que hubo elecciones, existió algún tipo de manipulación en internet para tratar de influir en la opinión pública y minar a la oposición.

Además de las presidenciales en Estados Unidos y Ecuador o el plebiscito sobre el acuerdo de paz en Colombia, Freedom House encontró también algún tipo de interferencia en, por ejemplo, la votación sobre la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea o en la elección presidencial de Francia.

También en votaciones que se llevaron a cabo en Alemania, Italia, Turquía, Corea del Sur, Armenia, Azerbaiyán, Indonesia, Kenia, Ruanda, Tailandia, Gambia y Zambia.

Las tácticas

Por séptimo año consecutivo, Freedom House detectó que la libertad para los usuarios de la web está a la baja en la mayoría de las naciones.

Esto se debe principalmente a los esfuerzos de los gobiernos por controlar la opinión de los ciudadanos, según el reporte.

Para ello, emplean diversas tácticas como:

  • Usar bots informáticos que replican mensajes del oficialismo.
  • Emplear grupos de comentaristas para difundir posturas progubernamentales en los debates.
  • Crear sitios de noticias falsas para difundir información engañosa
  • Usar a troles para quitar tiempo a los críticos de los gobiernos mediante ataques personales.

La manipulación de las redes sociales se ha convertido en una herramienta clave para los regímenes represivos, según la ONG.

“En Kenia, los usuarios compartieron fácilmente noticias y videos falsos con logos de medios de comunicación que usualmente son confiables, como CNN, BBC y NTV Kenya”, documentó Freedom House.

Eso se suma a los controles técnicos como los cortafuegos (firewalls), los filtradores de contenidos y herramientas de bloqueo de las redes privadas (VPN), que algunos gobiernos implementan desde hace un tiempo.

América Latina

En el caso de América Latina, Freedom House indicó que en Colombia fue documentada la presencia de estas tácticas de influencia en la opinión pública en el plebiscito del acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC.

Sobre las campañas presidenciales en Ecuador, la ONG denuncia que el entonces presidente Rafael Correa lanzó un sitio que identificaba a usuarios de redes sociales que realizaban críticas al gobierno.

“Eso permitía que los analistas progubernamentales señalaran colectivamente a los disidentes políticos”, dice Freedom House.

México no está entre los 18 países en los que Freedom House encontró algún tipo de interferencia en sus votaciones.

Sin embargo, el informe “Libertad en la Red 2017” señala que en ese país fueron detectadas unas 75.000 cuentas en Twitter que son usadas por bots.

“Cuando surge un nuevo hashtag para crear conciencia sobre un escándalo, los partidarios del gobierno emplean dos métodos para jugar con el sistema a favor del presidente”, señala Freedom House.

“Los bots promueven hashtags alternativos que apartan a los originales de la lista de los 10 principales. En otro método conocido como ‘intoxicación con hashtag’, los bots inundan los hashtags antigubernamentales con publicaciones irrelevantes para enterrar cualquier información útil”, detalla.

En Venezuela también hubo influencia en las redes sociales en la larga disputa política entre el gobierno y la oposición, según la ONG.

La investigación determinó que menos del 25% de los internautas a nivel mundial vivían en países donde el acceso a la red es considerado libre. Son aquellos donde:

  • No hay obstáculos importantes para acceder a internet.
  • Hay pocas restricciones en lo que pueda ser visto o compartido.
  • La vigilancia a las actividades de los usuarios está limitada.
  • No hay repercusiones significativas para las personas que ejercen su libertad de expresión.

Fenómeno global

Sanja Kelly, del proyecto “Libertad en la red”, señala a China y Rusia como los “pioneros” en el control de internet, pero dice que el fenómeno se ha vuelto global.

Ahora naciones como Turquía, Filipinas, Siria y Etiopía ya emplean estas tácticas de forma masiva.

“Los efectos de esta rápida expansión de técnicas contra la democracia y el activismo cívico son potencialmente devastadores”, consideró por su parte Sanja Kelly.

Esto ha hecho visible la necesidad de la educación de los usuarios de internet, enseñándoles a identificar las noticias falsas.

Otra tarea recae en las firmas tecnológicas, en especial las redes sociales, que tienen que combatir activamente la manipulación de información en sus canales.

Otra preocupación a ojos de la organización es el intento por parte de algunos países de influir fuera de las propias fronteras.

La ONG afirma que está “bien documentado” cómo desde Moscú hubo esfuerzos significativos para influir en la elección presidencial de Estados Unidos del año pasado.

Y, según su investigación, esa tendencia está al alza: cada vez más los gobiernos buscan influir mediante redes sociales en el debate en otros países.

AQUÍ EL INFORME COMPLETO

 

 

BBC MUNDO