Mix Político

Un muro para la entrada a Gran Bretaña

Un muro para la entrada a Gran Bretaña

Bautizada como “el gran muro de Calais”, esta pared será de cuatro metros de alto y correrá a lo largo de un kilómetro a través de ambos lados de la autopista cercana a un campamento donde viven miles de inmigrantes.

calais

El gobierno británico anunció ayer que construirá y financiará un muro en la norteña ciudad portuaria francesa de Calais. La finalidad es detener a migrantes acampados en sus cercanías que intentan infiltrarse en el Reino Unido en los camiones que ingresan al túnel submarino que conecta a ambos países.

Bautizada por la prensa británica como “el gran muro de Calais”, esta pared será de cuatro metros de alto y correrá a lo largo de un kilómetro a través de ambos lados de la autopista cercana a un campamento donde viven miles de inmigrantes y conocido como “La jungla”, explicó el Ministerio del Interior británico. El muro, que Londres espera terminar antes de fin de año, será financiado por el Reino Unido en virtud de un acuerdo alcanzado en una cumbre franco-británica celebrada en marzo pasado en Francia. La pared será el complemento de una valla de seguridad ya colocada alrededor del puerto y en la entrada al Eurotúnel, que pasa por debajo de las aguas del Canal de la Mancha, que separa a Francia del Reino Unido y por el que corren un tren para pasajeros y otro que transporta autos y camiones.

La confirmación de esta noticia la dio el subsecretario para la Inmigración, Robert Goodwill. “Vamos a empezar a construir esta nueva gran pared muy pronto. Hemos hecho la valla, ahora estamos haciendo una pared”, dijo. El muro, que tendrá un costo aproximado 2,7 millones de euros, forma parte de un paquete de medidas analizado por Londres para controlar las fronteras administradas junto a las autoridades francesas.

Esta muralla se suma a varios proyectos iniciados en Europa. Hungría, encabezada por el primer ministro, el nacionalista Viktor Orban, ya construyó una valla en su frontera con Serbia y Croacia, y la semana pasada anunció que planea levantar otra. En tanto, Austria anunció sus planes de una nueva división a lo largo de su frontera con Hungría, en un intento de cerrar la ruta migratoria de los Balcanes.

Alrededor de unas 80 mil personas pidieron asilo en Francia el año pasado, unos 20 mil más que en 2014 pero apenas un pequeño porcentaje del millón de solicitudes de asilo recibidas por Alemania y las más de 160 mil en Suecia. Muchos de los migrantes que llegan a Francia se dirigen a Calais, en las costas del Canal de la Mancha, desde donde esperan colarse en el Reino Unido en algunos de los camiones que cruzan por el Eurotúnel, o incluso subidos a los vagones de trenes.

El paupérrimo campamento de carpas ubicado a las afueras de Calais es hogar de siete mil migrantes, según cifras oficiales, aunque organizaciones humanitarias afirman que el número ya debe haber llegado a 10 mil luego de un reciente influjo. La semana pasada, el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, prometió cerrar el campamento lo más pronto posible, aunque dijo que lo hará por etapas.

El anuncio británico sobre la inminente construcción de un muro anti inmigrantes se dio tras un importante piquete de camioneros, transportistas y productores que hace dos días bloquearon las rutas en Calais reclamando el desmantelamiento completo de “La jungla”. Según cuentan los testigos, muchas veces los migrantes de Calais, en su desesperación, usan ramas de los árboles para frenar a los camiones que se dirigen a Reino Unido. Cuando los vehículos ralentizan su marcha, muchos hombres tratan de treparse y subir a bordo.

Las quejas de los conductores no tardaron en llegar y muchos denunciaron que algunas bandas los atacaron con barras de metal y que, a pesar de un despliegue policial enorme, las fuerzas de seguridad están sobrecargadas y es imposible asegurar las rutas.

Ayer, en medio de los esfuerzos de Francia por dar albergue a cientos de migrantes que duermen a la intemperie en campamentos improvisados en las calles, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, anunció que la ciudad abrirá su primer campamento de refugiados a mediados de octubre próximo. Desde junio de 2015, las autoridades desmantelaron más de 20 campamentos improvisados levantados en distintos puntos de París, trasladando a miles de personas a hostales para refugiados, hoteles y otros albergues temporales.

La idea que las potencias más ricas construyan un muro se escuchó a lo largo de este año en todo el planeta. El caso más resonante fue la propuesta del candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, que insiste en levantar un muro a lo largo de la frontera con México y que, además, lo paguen los mismos mexicanos.

Más de un millón de migrantes, en su mayoría refugiados de las guerras de Irak, Siria y Afganistán, llegó a Europa de manera irregular en 2015, muchos de ellos por la llamada ruta de los Balcanes, por la que se entra a Europa a través de Hungría. El flujo decreció en marzo pasado cuando las naciones balcánicas cerraron sus fronteras y cuando comenzó a aplicarse un acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía que contempla de devolución a territorio turco de migrantes irregulares llegados a las islas griegas del mar Egeo. Sin embargo, los países de los Balcanes temen que las cifras de arribos crezcan súbitamente si las condiciones climáticas, cada vez peores a medida que se acerca el invierno del Hemisferio Norte, impiden usar la más peligrosa vía que por el Mediterráneo va del norte de África al sur de Italia.

Publicado en: PÁGINA 12

Lee más en: BBC MUNDO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.