Mix Político

La trocha

La trocha

Las calles de Venezuela

BAJO LA LUPA: VENEZUELA

 

>Por Adolfo Álvaro Martín* exclusivo para MIX POLÍTICO

Venezuela: Maduro ya no tiene quien le escriba

La crisis política que asola Venezuela ha vivido esta semana pasada su penúltimo episodio, consecuencia de la decisión unilateral del desprestigiado Tribunal Supremo de Justicia de asumir las funciones de la Asamblea Nacional y la posterior marcha atrás ordenada por Nicolás Maduro, obligado por la crisis abierta con los poderes fácticos del país y parte de los grupos afines al gobierno, que vieron en esta acción teledirigida del Tribunal Supremo el fin de la división de poderes en Venezuela.

A esta situación no es ajena la doble crisis –institucional y económica- que aqueja al país desde hace años. Respecto a la primera, el continuo choque de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo en Venezuela es constante tras la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, que les permitió tomar el control de la Asamblea Nacional y desalojar a los chavistas que habían dominado esta institución durante 17 años. Los opositores, conocedores que las encuestas internas muestras un rechazo cada vez mas amplio a la figura de Nicolás Maduro, iniciaron una estrategia tendente a desestabilizarlo que tuvo su primer paso en el revocatorio que fue suspendido por el poder electoral en manos de los chavistas. Agotada esta vía, la oposición ha pedido el adelanto electoral, a lo que Maduro se ha opuesto sabedor de su debilidad electoral, llegando a tal punto su negativa a pasar por las urnas que, a día de hoy, se encuentran suspendidos los comicios regionales que debieron celebrarse a fines del pasado 2016 sin que exista fecha para su convocatoria. Un comportamiento que ha llevado a analistas venezolanos como el periodista Eugenio Martínez y analista Edgard Gutiérrez a considerar que Nicolás Maduro está buscando anular a los partidos que mayor incomodidad al gobierno.

La crisis económica, que está deviniendo en crisis social, tiene su principal referente en la caída de los precios del petróleo desde 2014 que afecta a Venezuela de forma extraordinaria, dado que mas del 95% de sus divisas provienen de las exportaciones de hidrocarburos. Esta caída de precios obligó a reducir las importaciones de manera alarmante, generando escasez de todo tipo de bienes (incluidos los de primera necesidad), lo que ha llevado a un fuerte descenso de la actividad industrial nacional, que según los propios datos preliminares desvelados por el Banco Central Venezolano en enero de este año, mostraría que en 2016 se produjo una caída acumulada del PIB de un 23%, y una inflación superior al 830%. Datos que incluso superarían las tendencias mostradas por otros indicadores, como los del FMI, que auguraban para el año pasado una caída del PIB del 10% y una inflación superior al 475%. Este desplome, ha tenido también consecuencias en el sector industrial, con un derrumbe de la producción interna como no se había visto desde hace mas de 17 años.

Esta doble crisis, y la incapacidad del gobierno de Maduro para afrontarlas, ha devenido en una crisis de abastos de alimentos y medicinas como consecuencia de la caída del precio del crudo y erráticas medidas de control cambiario, que ha llevado a Organismos internacionales como Human Rights Watch a solicitar que se declare una crisis humanitaria en Venezuela.

El presidente Maduro, en una evidente prueba de nerviosismo y desorientación ante esta situación, ha optado por medidas excepcionales como la declaración unos meses del Estado de Excepción y Emergencia económica (que le permite dictar leyes sin necesidad de acudir al legislativo), con desastrosos resultados tal y como muestran los indicadores económicos a los que ya hemos hecho mención. En esta línea de “huida hacia delante” debe enmarcarse la decisión de la pasada semana del Tribunal Supremo de Justicia y la posterior marcha atrás del gobierno chavista que, primero trató de anular a la oposición con la resolución judicial y, después, al constatar las resistencias externas y sobre todo internas, que esta polémica resolución estaba generando, se vio obligado a dejarla sin efecto por temor a las consecuencias que podría acarrearle a título personal.

Según el diario español El País, que cita fuentes del propio gobierno chavista, la declaración de la fiscal Luisa Ortega Díaz asegurando públicamente que la sentencia del Tribunal Supremo rompía el orden constitucional, constituyó un golpe sin precedentes al presidente Maduro, en lo que ha supuesto una declaración de oposición desde dentro del chavismo inédita hasta la fecha. A esta declaración, se ha unido el clamoroso silencio de otros poderes, especialmente el de la cúpula militar, lo que hizo que se disparasen todo tipo de rumores durante el pasado fin de semana en Caracas.

Lo que parece indiscutible a estas alturas es que la fallida intentona de arrebatar sus competencias a la Asamblea Nacional, ha constatado el creciente distanciamiento de muchos de los sectores que en el pasado apoyaban al fallecido presidente Hugo Chávez y que, en los últimos meses, han manifestado su crítica cuando no su oposición a la forma en que el gobierno de Maduro está afrontando esta doble crisis. Medios venezolanos recogían que la revocación de la resolución del Tribunal Supremo se adoptó en una reunión de urgencia celebrada en la madrugada del sábado 2 de abril, en la que participaron el presidente Maduro y los pesos pesados de su gabinete, pero al que no asistió la fiscal general Luisa Ortega, precisamente, quién denunció públicamente las consecuencias del golpe contra la Asamblea Nacional.

Pero esta desafección de relevantes fuerzas que en su momento apoyaron al chavismo no es el único problema que esta crisis ha generado al presidente Maduro; según las mismas fuentes, la posición de los militares también ha resultado muy importante en el devenir de los acontecimientos de este fin de semana y en la decisión de dar marcha atrás en el despojo de competencias a la Asamblea Nacional. Porque si bien se pudo ver al presidente Maduro el pasado fin de semana junto al ministro de defensa Padrino López, en lo que ha sido interpretado como la aquiescencia de la cúpula militar con la revocación de la resolución del Tribunal Supremo, ello no ha ocultado el hecho de que los militares han expresado su oposición a ser considerados como una mera guardia pretoriana del chavismo, a la vez que habrían trasladado a Maduro que las fuerzas armadas obedecen a la Constitución y al Presidente de la República, pero no a la persona que en cada momento pueda ejercer ese cargo.

La oposición se considera fortalecida tras los acontecimientos del fin de semana de principios de este mes de abril, sirviéndole para reanudar su campaña para erosionar aún mas si cabe la figura de Nicolás Maduro, en su estrategia de forzar un adelanto electoral que –según sus previsiones- les permitiría desalojar a los chavistas de la máxima representación de la República. Las manifestaciones de sectores opositores en la tarde de ayer y la violenta reacción de la policía y grupúsculos armados próximos al chavismo tan solo auguran mas violencia e inestabilidad política y social en un país muy castigado por la crisis.

La evolución de los acontecimientos en los próximos meses nos permitirá conocer si, las presiones subterráneas ejercidas desde sectores próximos al gobierno, pero descontentos con el comportamiento y actitudes de Maduro en los últimos meses, son capaces de encontrar un camino de salida que, sobre todo y en primer lugar, permitan aliviar la tremenda crisis económica y social, aliviando las terribles condiciones de vida que cada vez afectan a mas ciudadanos venezolanos.

 

* Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (España), AMP y MAJ por el Insituto de Empresa de Madrid (España). Doctor en Educación, Aplicaciones Tecnológicas, Sociales y Psicológicas. Universidad Camilo José Cela, Madrid (España).

Fundador y Director General de XARXA, Consultoría Estratégica de análisis del impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la política, los gobiernos y la sociedad.

Presidente del Nodo España de la Red Iberoamericana de Informática Educativa (RIBIE). Consultor externo del Organismo Internacional de Juventud (OIJ).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.