El mundo del terror: atentado sangriento en Kabul

Al menos 80 muertos en un atentado cercano a la embajada de Alemania ubicada en Kabul

Al menos 80 muertos en un atentado cercano a la embajada de Alemania ubicada en Kabul. (AP Photos/Rahmat Gul)

Al menos 80 muertos y 350 heridos por un atentado con coche bomba en Kabul

Al menos 80 personas murieron y 350 resultaron heridas en un atentado con coche bomba perpetrado hoy en una zona de alta seguridad de Kabul cerca del Palacio Presidencial, donde se encuentran varias embajadas y edificios del Gobierno, según el último recuento del ministerio de Salud Pública afgano.

La explosión se produjo hacia las 08.25, hora local (00.55 en Argentina), en el Distrito Policial 10, cerca de la plaza Zanbaq en una zona cercana a las embajadas de Alemania, Turquía y Japón, precisó otro representante ministerial, Wahidullah Majroh.

El portavoz de la Policía de Kabul Basir Mujahid indicó que las primeras investigaciones apuntan a que el vehículo, un pequeño camión del servicio de alcantarillado, fue cargado de explosivos y detonado en una zona de gran concurrencia de tráfico.

Atentado en Kabul - AFP

“El objetivo no está aún claro, pero fue cerca de la Embajada de Alemania”, indicó el portavoz policial, al señalar que la zona está acordonada y continúan las investigaciones.

La potente detonación, que se escuchó en varias zonas de la ciudad, se registró en pleno mes sagrado de Ramadán y en plena hora punta de ingreso a los edificios de oficinas, ya que durante esta época la gente entra una hora más tarde a trabajar.

Alrededor de una treintena de vehículos que circulaban por el lugar sufrieron el impacto de la explosión, según fuentes policiales.

Hasta el momento, ningún grupo armado se ha atribuido el ataque

El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, pidió la semana pasada a todos los grupos insurgentes que respetaran la celebración del mes sagrado y detuvieran sus acciones armadas.

Sin embargo, ya el pasado domingo los talibanes cometieron un atentado con coche bomba en una parada de autobús en Khost (sureste) causando 13 muertos y 8 heridos, en su mayoría militares, en el primer día del Ramadán.
Al menos 80 muertos y 350 heridos por un atentado con coche bomba en Kabul.

Los dos últimos ataques de envergadura con bomba en Kabul, el último de ellos a principios de mes y ocurridos también en el área diplomática, fueron reivindicados por el ISIS.

El Ejecutivo afgano ha ido perdiendo terreno ante los talibanes y otros grupos insurgentes desde el final de la misión militar de la Alianza Atlántica y en este momento apenas controla un 57 % del país, según información de Washington.

Fuente: EFE

Susana Malcorra renuncia a la Cancillería

La canciller Susana Malcorra renunció a su puesto este lunes. Lo hizo en conferencia de prensa junto al presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. “Malcorra se va por temas personales”, dijo el Presidente antes de iniciar la conferencia de prensa y le agradeció su paso por la gestión. En su lugar asumirá Jorge Faurie, actual embajador argentino en París.

Susana Malcorra

Susana Malcorra ya no es la canciller argentina (TELAM)

“Va a seguir siendo asesora, con rango de ministro, va a seguir ayudando”, dijo Marcos Peña. “La vamos a extrañar. Ella va a seguir siendo del equipo desde España, donde vivirá”, agregó el jefe de Estado.

La Canciller explicó que la decisión es para estar más cerca de su marido que vive en España y del que dijo que ha estado demasiado tiempo separada por su trabajo.

El cambio del cargo se oficializará el 12 de junio. Primero Malcorra hará un viaje a Washington en una reunión de la OCDE. Además, reiteró su opinión de que en los EE.UU. tiene que haber un embajador de carrera.

“A Faurie le deseo lo mejor, es parte de mi equipo”, dijo Malcorra. “Este es el máximo desafío profesional que tuve y el máximo honor por representar a los argentinos en el mundo”, agrego.

La ex Canciller dijo que dijo que el área que abandona, está en condiciones de seguir con todos los desafíos[1].

La carrera de Malcorra

Ingeniera, nacida en Rosario, en 1954, tiene una extensa carrera en el sector privado.

Trabajó en IBM y en 1993 ingresó a Telecom Argentina, empresa de telecomunicaciones entonces recientemente privatizada, y donde llegaría a ser directora general. En septiembre de 2004 pasó a ser directora ejecutiva adjunta del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, y en otros puestos de la ONU. Fue jefa de Gabinete del ex secretario general del organismo, Ban Ki Moon.

Se incorporó al Gabinete nacional con la asunción de Macri, el 10 de diciembre de 2015. Intentó sin éxito ser la sucesora de Ban Ki Moon al frente de la ONU, candidatura que contó con todo el apoyo de Macri.

Pero es importante remarcar, que Malcorra enfrenta la grave acusación de haber utilizado fondos públicos en su “campaña” para liderar el organismo internacional[2].

Malcorra y Ban Ki Moon

Malcorra y Ban ki Moon

¿Las verdaderas razones de un alejamiento anunciado?

Según afirman algunos analistas, su paso por la Cancillería no fue “todo color de rosas”, y no justamente por roces que haya tenido con otros países u otros diplomáticos, sino más bien por las diferencias manifiestas que ha tenido con el macrismo, pero en lo que hace a políticas internas vinculadas a la dictadura cívico militar.

Políticas internas que, por cierto, Malcorra jamás ha defendido en foro internacional alguno; por ejemplo, en lo que respecta a la cantidad de desaparecidos entre 1976 y 1983, que el Gobierno pretende reducir a un número indefinido[3].

Mientras ministros y funcionarios de menor rango e incluso el Presidente de la Nación negaron los 30 mil desaparecidos, la funcionaria se negó reiteradamente a plantear semejante duda: “Yo he usado, estando en el exterior, en Naciones Unidas, el número de 30 mil como referencia”, sostenía el año pasado en una entrevista que concediera a Perfil.

En la misma entrevista, advertía: “Yo personalmente no uso el concepto de guerra sucia. Creo que hubo un enfrentamiento asimétrico, que obviamente le da una responsabilidad al Estado distinta a la de otros jugadores” en ese sangriento período.

Incluso fueron y son manifiestas las diferencias que mantienen Malcorra y Macri respecto a la situación de Venezuela: mientras la canciller buscaba una posición ‘diplomática’ de la Argentina, el Presidente pretendía ir ‘con tapones de punta’ hacia el gobierno de Nicolás Maduro.

Recordemos además, que durante los últimos días del año 2016, se produjo el alejamiento de numerosos funcionarios cercanos a Malcorra[4].

Voces contra Malcorra

La aparentemente “sorpresiva” renuncia de la canciller, también levantó voces en la oposición.

Alicia Castro, ex embajadora argentina en el Reino Unido y Venezuela, aseguró que Malcorra “fue la peor canciller de la historia argentina”. Según argumentó la funcionaria del kirchnerismo, Malcorra “protagonizó una serie de papelones, tropiezos y desaciertos que colocaron muy mal a la Argentina en el mundo”[5].

En tanto Para Héctor Recalde, jefe del bloque de diputados del FPV, “Odebrecht no es ajeno” a la renuncia de Susana Malcorra. Recalde no cree en los “temas personales” que mencionó la ex canciller para justificar su salida del cargo[6].


NOTAS:

[1] CLARIN: https://www.clarin.com/politica/renuncio-canciller-susana-malcorra_0_S1MrzyqWb.html

[2] PERFIL: http://www.perfil.com/politica/acusan-a-malcorra-de-usar-fondos-publicos-para-su-candidatura-en-la-onu.phtml

[3] DIARIO REGISTRADO: http://www.diarioregistrado.com/politica/las-verdaderas-razones-de-la-inesperada-renuncia-de-susana-malcorra_a592c732ad669e67b19cf40a3

[4] PERFIL: http://www.perfil.com/politica/designan-un-nuevo-vicecanciller-en-reemplazo-de-foradori.phtml

[5] LA CAPITAL: http://www.lacapital.com.ar/politica/alicia-castro-aseguro-que-malcorra-fue-la-peor-canciller-la-historia-argentina-n1406193.html

[6] PERFIL: http://www.perfil.com/politica/hector-recalde-cuestiono-la-renuncia-de-susana-malcorra-odebrecht-no-es-ajeno.phtml

Se necesitan horizontes

Desigualdad

Favela Paraisópolis haciendo frontera con el distrito de Morumbi en São Paulo, Brasil.
(Tuca Vieira)

>Por Boaventura de Sousa Santos*

Las ocho personas más ricas del mundo poseen tanta riqueza como la mitad más pobre de la población mundial (3,5 mil millones de personas). Se destruyen países (de Irak a Afganistán, de Libia a Siria, y las próximas víctimas pueden ser tanto Irán como Corea del Norte) en nombre de los valores que debían preservarlos y hacerlos prosperar, ya sean los derechos humanos, la democracia o el primado del derecho internacional. Nunca se habló tanto de la posibilidad de una guerra nuclear.

Los contribuyentes estadounidenses pagaron millones de dólares por la bomba no nuclear más potente jamás lanzada contra túneles en Afganistán, construidos en la década de 1980 con su propio dinero, gestionado por la CIA, para promover a los islamistas radicales en su lucha contra los ocupantes soviéticos del país, los mismos radicales que hoy se combaten como terroristas. Mientras, los estadounidenses pierden el acceso a la atención médica y son llevados a pensar que sus males son causados por inmigrantes latinos más pobres que ellos. Tal y como los europeos son llevados a pensar que su bienestar está amenazado por los refugiados y no por los intereses imperialistas que están forzando al exilio a tanta gente. Del mismo modo que los sudafricanos negros, empobrecidos por un mal negociado fin del apartheid, asumen actitudes xenófobas y racistas contra inmigrantes negros de Zimbabwe, Nigeria y Mozambique, tan pobres como ellos, por considerarlos la causa de sus males.

Entretanto, circulan por el mundo las tiernas imágenes de Silvio Berlusconi dándole la mamadera a cabritos para defenderlos del sacrificio de Pascua, sin que nadie denuncie que durante esos minutos televisivos miles de niños murieron por falta de leche. Como tampoco son noticia las fosas clandestinas de cuerpos desmembrados que constantemente se están descubriendo en México, mientras que las fronteras entre el Estado y el narcotráfico se desvanecen. Como tenemos miedo de pensar que la democracia brasileña morirá el día en que un Congreso de políticos enloquecidos, corruptos en su mayoría, consiga destruir los derechos de los trabajadores conquistados a lo largo de cincuenta años, un propósito que, por ahora, los políticos brasileños parecen lograr con inaudita facilidad. Tiene que haber un momento en que las sociedades (y no solo unos pocos “iluminados”) lleguen a la conclusión de que esto no puede seguir así.

Para eso, la negatividad del presente nunca será suficiente. La negatividad sólo existe en la medida que aquello que niega es visible o imaginable. Un callejón sin salida se convierte fácilmente en una salida si la pared en que termina tiene la falsa transparencia de lo infinito o de lo ineluctable. Esta transparencia, que es falsa, es tan compacta como la opacidad de la selva oscura con la que antes la naturaleza y los dioses vedaban los caminos de la humanidad. ¿De dónde viene esta opacidad si la naturaleza es hoy un libro abierto y los dioses un libro de aeropuerto? ¿De dónde viene la transparencia si la naturaleza, cuanto más se revela, más se expone a la destrucción, si los dioses sirven tanto para trivializar la creencia inconsecuente como para banalizar el horror, la guerra y el odio?

Hay algo de terminal en la condición de nuestro tiempo que se revela como una terminalidad sin fin. Es como si la anormalidad tuviera una energía inusitada para convertirse en una nueva normalidad y nos sintiéramos terminalmente sanos en lugar de terminalmente enfermos. Esta condición deriva del paroxismo al que llegó el instrumentalismo radical de la modernidad occidental, tanto en términos sociales como culturales y políticos. El instrumentalismo moderno consiste en el predominio total de los fines sobre los medios y en la ocultación de los intereses que subyacen a la selección de los fines en forma de imperativos falsamente universales o de inevitabilidades falsamente naturales. En el plano ético, este instrumentalismo permite a quien tiene poder económico, político o cultural presentarse socialmente como defensor de causas cuando, de hecho, es defensor de cosas.

Este instrumentalismo asumió dos formas distintas, aunque gemelas, de extremismo: el extremismo racionalista y el extremismo dogmatista. Son dos formas de pensar que no permiten contraargumentación, dos formas de actuar que no admiten resistencia. Ambas son extremadamente selectivas y compartimentadas de tal modo que las contradicciones ni siquiera aparecen como ambigüedades. Las caricaturas revelan bien lo que está más allá de ellas. Heinrich Himmler, uno de los máximos jefes nazis, que transformó la tortura y el exterminio de judíos, gitanos y homosexuales en una ciencia, cuando regresaba de noche a casa entraba por la puerta trasera para no despertar a su canario favorito. ¿Es posible culpar al canario porque el cariño que le tenía Himmler no era compartido por los judíos? A su vez, es conocida la anécdota de aquel comunista argentino tan ortodoxo que incluso en los días de sol en Buenos Aires usaba sombrero de lluvia solo porque estaba lloviendo en Moscú. ¿Es posible negar que detrás de tan acéfalo comportamiento no estuviera un sentimiento noble de lealtad y de solidaridad?

Las perversidades del extremismo racionalista y dogmatista están siendo combatidas por modos de pensar y de actuar que se presentan como alternativas pero que, en el fondo, son callejones sin salida porque los caminos que señalan son ilusorios, sea por exceso de pesimismo, sea por exceso de optimismo. La versión pesimista es el proyecto reaccionario que tiene hoy una renovada vitalidad. Se trata de detestar en bloque el presente como expresión de una traición o degradación de un tiempo pasado, dorado, un tiempo en el que la humanidad era menos amplia y más consistente. El proyecto reaccionario comparte con el extremismo racionalista y dogmatista la idea de que la modernidad occidental creó demasiados seres humanos y que es necesario distinguir entre humanos y subhumanos, pero no piensa que ello debe derivar de ingenierías de intervención técnica, sean ellas de muerte o de mejora de raza. Basta que los inferiores sean tratados como inferiores, sean mujeres, negros, indígenas, musulmanes. El proyecto reaccionario nunca pone en cuestión quién tiene el privilegio y el deber de decidir quién es superior y quién es inferior. Los humanos tienen derecho a tener derechos; los subhumanos deben ser objeto de filantropía que les impida ser peligrosos y los defienda de sí mismos. Si tuviesen algunos derechos, siempre deben tener más deberes que derechos.

La versión optimista de lucha contra el extremismo racionalista y dogmatista consiste en pensar que las luchas del pasado lograron vencer de modo irreversible los excesos y perversidades del extremismo, y que somos hoy demasiado humanos para admitir la existencia de subhumanos. Se trata de un pensamiento anacrónico inverso, que consiste en imaginar el presente como habiendo superado definitivamente el pasado. Mientras el pensamiento reaccionario pretende hacer que el presente regrese al pasado, el pensamiento anacrónico inverso opera como si el pasado no fuese todavía presente. Debido al pensamiento anacrónico inverso, vivimos un tiempo colonial con imaginarios poscoloniales; vivimos un tiempo de dictadura informal con imaginarios de democracia formal; vivimos un tiempo de cuerpos racializados, sexualizados, asesinados, descuartizados con imaginarios de derechos humanos; vivimos un tiempo de muros, fronteras como trincheras, exilios forzados, desplazamientos internos con imaginarios de globalización; vivimos un tiempo de silenciamientos y de sociología de las ausencias con imaginarios de orgía comunicacional digital; vivimos un tiempo de grandes mayorías que solo tienen libertad para ser miserables con imaginarios de autonomías y emprendimiento; vivimos un tiempo de víctimas que se vuelcan contra víctimas y de oprimidos que eligen a sus opresores con imaginarios de liberación y de justicia social.

El totalitarismo de nuestro tiempo se presenta como el fin del totalitarismo y, por eso, es más insidioso que los totalitarismos anteriores. Somos demasiados y demasiado humanos para caber en un solo camino; pero, por otro lado, si los caminos fuesen muchos y en todas las direcciones, fácilmente se transformarían en un laberinto o en un enredo, en cualquier caso, en un campo dinámico de parálisis. Esta es la condición de nuestro tiempo. Para salir de ella, es preciso combinar la pluralidad de caminos con la coherencia de un horizonte que ordene las circunstancias y les otorgue sentido. Para pensar tal combinación y, más aún, para pensar siquiera que ella es necesaria, son necesarias otras maneras de pensar, sentir y conocer. O sea, es necesaria la ruptura epistemológica que llamo epistemologías del sur.

 

*Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez

¿Políticos o celebrities?

¿Políticos o celebrities? Cuáles son las técnicas de belleza y lenguaje no verbal para convertir a un político en estrella


>Por Maximiliano Fernandez

El 26 de septiembre de 1960, Richard Nixon y John F. Kennedy protagonizaron el primer debate televisivo de la historia. Nixon se rehúso a una preparación previa. Rechazó el maquillaje y vistió un saco gris triste. Kennedy, por su parte, se lució con un tostado de varios días. El candidato demócrata ganó tanto el debate como, después, la presidencia.

Pasaron 57 años del primer cara a cara televisivo, desde aquella subestimación de Nixon de los parámetros de belleza y códigos internos que la pantalla chica dictaba y hoy, mucho tiempo después, sigue dictando. Los políticos se convirtieron en marcas que deben reflejar una imagen instantánea, un mensaje inconsciente detrás de sí. Quienes no lo comprenden corren el riesgo de que le adosen una serie de rasgos que no pretenden mostrar.

Desde ese día hasta hoy, la figura del asesor se convirtió en central. Se incorporaron múltiples armas de comunicación y estrategias para volver una campaña predecible. Daniela Aruj, asesora de imagen personal, institucional y pública, detalló a Infobae el proceso inicial: “Lo primero que hacemos es un análisis exhaustivo de quién es ese político, cuál es su trayectoria, si hay una marca creada o aún no tiene un posicionamiento específico en la mente del elector”.

Luego de ese trabajo, Aruj emplea dos herramientas. Por un lado, investigación cuantitativa, como lo son las encuestas. Por otro, un proceso cualitativo que implica focus group y entrevistas en profundidad, en los que el equipo asesor obtiene información más rica sobre lo que piensa el público objetivo.

El paso siguiente es construir la marca del candidato. Una marca que no se construye en cuestión de días. “Requiere de tiempo, de consistencia, claridad y sobre todo de mucha constancia para ser creíble en el electorado”, señaló Daniel Gutiérrez, director de la carrera de Publicidad en la USAL y ex director de la ‎Asociación Argentina de Marketing Político. “La combinación de imagen sólida, comunicación y oratoria efectiva hace de un candidato un político que perdura en el tiempo. La creación de marca nos obliga la diferenciación a tal punto que lo que no se identifica no se elige”, continuó.

Los políticos se convirtieron en marcas

Los políticos se convirtieron en marcas

El político incorpora técnicas de oratoria, de lenguaje no verbal, lo maquillan, lo visten y lo lanzan a los medios de comunicación. Sobre todo en campaña, sus intervenciones mediáticas son constantes. Entonces se presenta el riesgo de la farandulización. “Es una circunstancia que remite a la lógica de los medios. Alguien que no ‘agrade’ o ‘divierta’ a un público televisivo promedio, provocará un zapping y no será invitado nuevamente”, explicó Gutiérrez.

El asesor dijo que los programas políticos no despiertan el interés de otras épocas. Los estrategas intentan ubicarlos en escenarios heterodoxos, en donde sea posible acercar al dirigente con la audiencia: cantan, bailan, o participan de cuestiones atípicas con el fin de ganar unos segundos de pantalla. El político farandulizado, como celebrity: “Es preferible que hablen a que no hablen del político. El espacio en los medios es limitado, y si hablan de uno, para bien o mal, no hay espacio para el oponente”, puntualizó. Un riesgo que, en los tiempos que corren, conviene tomar.

Talento nato vs. Talento aprendido

¿Cómo convertir a un político en una estrella de los medios cuando al político le cuesta soltarse? ¿Cuánto se puede aprender y cuánto viene de nacimiento? Por más que las técnicas están a disposición, no todos logran interiorizarlas con naturalidad y empatizar con el espectador. “En general, esos políticos perfeccionan su accionar ante los medios de comunicación para optimizar los mensajes. En ese sentido, hay algunos que son más ‘duros’ que otros”, contó Gutiérrez.

Ante la consulta de qué porcentaje se puede incorporar, Alejandro Sangenis, consultor en comunicación y programación neurolingüística y comunicación no verbal, respondió a Infobae: “Más allá de que existen líderes natos, el 80% se puede aprender. La respuesta está en el modelado. Mirar a los grandes oradores de la historia y aprender de ellos. Después de todo, los políticos, como por ejemplo los directores técnicos, deben actuar su rol cuando ofrecen un discurso”.

Técnicas a seguir

Más allá de que la estrategia varía de acuerdo a la personalidad del candidato y a la marca que se quiera vender, de acuerdo a los expertos, predomina en la actualidad un formato “muy empaquetado” que requiere adaptación del político a ciertas reglas.

Confianza en sí mismo: según Aruj, la regla principal es mostrarse seguro, con capacidad de liderazgo pero al mismo tiempo empático, sensible y con capacidad de escucha. Es fundamental aprender a escuchar activamente y que se note.

Sonrisa: la mirada debe transmitir honestidad y transparencia. “Es clave que en este trabajo, nuestro candidato no pierda frescura y espontaneidad -sostuvo Aruj-. Lo más importante de un político es verse natural y no forzado”.

Abrir los brazos indica integración

Abrir los brazos indica integración (iStock)

Abrir los brazos: un gesto típico de líderes como Clinton, Obama, mismo el Papa Francisco. De acuerdo a Sangenis, busca incluir a todos.

Faros en la tribuna: en el medio de los discursos, los buenos oradores deben obviar a las personas negativas y encontrar miradas afiliatorias. Oyentes en los que puedan descansar sus diatribas.

Ojiva: juntar las manos sin entrelazar los dedos marca integración. Una mano representa una parte; la otra mano representa a la otra parte.

La técnica ojiva

La técnica ojiva (istock)

Batuta: el famoso gesto de OK, con los dedos índice y pulgar formando un círculo, dijo Sangenis, fue el gesto insignia de Donald Trump durante la campaña porque su objetivo era enfatizar cada una de sus palabras en un tono casi agresivo para así concitar la atención.

Técnicas a evitar

Expresiones prohibidas: “para ser sincero” implica que no siempre lo es, o un “pero” inhibe la afirmación previa: “Es muy linda, pero…”, señaló Gutiérrez. Otro enunciado a evitar es el de “Voy a tratar” ya que le quita ejecutividad al líder, además de muletillas como “Esteee”.

Mano en hacha: como en posición de karate. Tiene reminiscencias dictatoriales.

Atravesar las manos: los expertos recomiendan evitar cruzar los brazos por delante del cuerpo durante los discursos. El gesto es indicativo de defensa, de auto-protección.

Cruzar los brazos: indica hermetismo, poca integración hacia el auditorio.

Doblar la boca: es una muestra de soberbia y altanería que incluso se puede confundir con corrupción.

Tocarse la nariz: se corresponde con una mentira o desagrado.

Dedo índice: nunca debe señalar, ya que se percibe como un garrotazo o gesto autoritario.

Vestimenta

La coach Aruj resaltó que, además de trabajar en la oratoria, la postura, la gestualidad, se presta atención a la apariencia física. Desde la ropa que mejor le queda y los colores que mejor comunican el mensaje, hasta cortes de pelo sugeridos, anteojos sí o no y forma de los mismos según el visagismo de su cara.

Sangenis, que a lo largo de su carrera tuvo encuentros con líderes de la talla de Bill Clinton, advirtió que hoy los protocolos están muy fijados. Por eso, cuando se encuentran presidentes es muy infrecuente no verlos de traje y corbata. “Sin embargo, algunos líderes buscan acercarse al pueblo que gobiernan también en sus vestimentas Por caso, Fidel Castro en su atuendo militar o Evo Morales con su connotación aborigen”, detalló el especialista.

En los colores de las corbatas hay también un mensaje. “En general, quien utiliza la corbata roja es el que marca la acción, el que quiere tomar el poder. Mientras que el que opta por una azul ya lo detenta y lo quiere conservar. Está asociado con la monarquía”, describió.


INFOBAE

Las palabras amables mejoran las perspectivas de voto

Congreso de los Estados Unidos

Congreso Estados Unidos (Archivo)

>Por Javier Salas

Muchos políticos pretenden cabalgar hasta lo más alto a lomos de la dureza del discurso, el lenguaje aguerrido contra el adversario y la retórica beligerante. Sin embargo, la cortesía, las palabras cálidas y el vapuleado talante quizá sean más provechosos en las urnas. Es lo que propone un estudio que ha puesto la lupa sobre el Congreso de Estados Unidos y 124 millones de palabras expresadas por sus cargos electos durante las últimas dos décadas. Tras revisar el peso que los términos sociables tenían en los discursos de los políticos electos a lo largo del tiempo, las conclusiones muestran una correlación muy marcada entre estas palabras amistosas y la valoración de los congresistas. La aprobación de los políticos cae a medida que dejan de usar conceptos amables en sus intervenciones.

Los investigadores buscaron términos como “afecto”, “cuidar”, “cortesía”, “derechos”, “igualdad”, “humano”, “escuchar”, “compartir”, “solidario” hasta completar una lista de 127 palabras (o raíz) que tienden a transmitir contenidos en favor de los intereses colectivos y la armonía entre personas. Al comparar mes a mes la proporción de estas palabras en los discursos con las encuestas de valoración de los políticos que las usaban —o no— se observa una “impresionante coincidencia”, según los investigadores que publican este estudio en PNAS. Las palabras que pronosticaron con más fuerza la aprobación del público por su uso fueron “amable”, “involucrar”, “educar”, “contribuir”, “preocupado”, “dar”, “tolerar”, “confianza” y “cooperar”.

“Sugerimos que la reciente desaprobación pública es en parte resultado de la desaparición del lenguaje cálido y prosocial en los discursos del Congreso”, asegura el estudio, que pretendía explicar las razones por las que las cámaras de EE UU rondan hoy el 10% de aprobación de la opinión pública estadounidense en las encuestas, cuando hace 12 años llegaban al 84%.Tras eliminar otro tipo de variables como la crisis económica o las consecuencias del 11-S, los datos señalan un culpable claro: el discurso es menos humano.

Hasta ahora se sabía que el uso de este tipo de expresiones que indican interés por ayudar a los demás generan una buena impresión en el espectador. Este trabajo lo lleva a una esacala política mucho más elevada, al encontrar esta misma correspondencia a lo largo de dos décadas de intervenciones orales. La correlación es más que clara (ver gráfico) pero, ¿se puede hablar de causalidad? Los investigadores creen que sí. Tras trabajar los números con detalle, barriendo otros factores exógenos, descubrieron que había una respuesta directa entre el discurso amable y la valoración en las encuestas: “Lo que dice el Congreso hoy predice sus calificaciones públicas de aprobación 29 semanas [unos siete meses] más tarde”.

Correlación entre lenguaje prosocial y aprobación del público en las encuestas entre 1996 y 2014

Correlación entre lenguaje prosocial y aprobación del público en las encuestas entre 1996 y 2014. Jeremy A. Frimer PNAS

“No es raro que la gente reaccione de una determinada manera a la forma de hablar de los políticos”, concede el politólogo del CSIC José Fernández-Albertos, que considera muy riguroso el trabajo de este equipo de investigadores canadienses aunque duda de la solidez de sus conclusiones. Para Fernández-Albertos, la correlación es robusta pero no tanto la causalidad que reclaman los autores: “El clima político es algo muy complejo. Han intentado eliminar factores exógenos como la economía y el 11-S, pero no me convence que esa respuesta se deba únicamente a las palabras de los discursos”, asegura.

Los autores del estudio descubrieron una correlación muy importante entre el carácter sociable del discurso político y lo que los medios transmitían a la población: a su entender, las noticias y las emisiones en directo de las sesiones del Congreso sirven de correa de transmisión de estos sentimientos. Sin embargo, Fernández-Albertos cree que en algunas coyunturas es imposible determinar cuál es la explicación. “En el día a día de la política surgen temas más antipáticos, que pueden propiciar un determinado lenguaje, pero no sabemos si el uso del lenguaje viene marcado por otras circunstancias que también influyen en la opinión pública”, añade el politólogo.

A juzgar por el estudio, la población sería extraordinariamente sensible al lenguaje, ya que una caída del 19% en el uso de esas palabras amables entre 2002 y 2014 propició un derrumbe del 75% en la valoración de los congresistas.

Estudio científico: “A decline in prosocial language helps explain public disapproval of the US Congress – DOI: 10.1073/pnas.1500355112

 

EL PAÍS

Escándalo en Brasil: Temer acorralado

Michel Temer Escandalo

El presidente de Brasil, involucrado en un nuevo escándalo de corrupción, quedó al borde del juicio político. Esta mañana hubo varios allanamientos en el Congreso. En la mira está su socio Aécio Neves, cuya suspensión como senador fue solicitada por la Corte Suprema.

¿Al borde del juicio político?

Acorralado por el escándalo de corrupción que lo dejó al borde del juicio político, Michel Temer suspendió su agenda de actividades en el Palacio del Planalto y los rumores sobre su futuro crecieron entre los diputados de la oposición. Ayer a la noche se divulgó la existencia de una grabación en la que Temer aparece avalando el pago de coimas. “Estoy viviendo el peor momento de mi vida”, habría afirmado el presidente a su círculo íntimo.

Luego de que circulara el dato sobre la grabación, y en medio del escándalo, el mandatario sólo se refirió a las actividades del Gobierno y del Parlamento las cuales seguirían su normal funcionamiento. Sin embargo, tras los allanamientos que realizó la Policía Federal de Brasil esta mañana en busca de documentación vinculada con el pago de coimas, la presidencia de Brasil suspendió toda la agenda para el día de la fecha.

La actitud del Gobierno despertó rumores de todo tipo en el resto de las fuerzas políticas brasileñas. Según trascendió, Temer podría pronunciarse públicamente al mediodía. Anoche, cuando estalló el nuevo escándalo hubo cacerolazos y protestas contra Temer en San Pablo y las demás ciudades importantes de Brasil. Se esperan para hoy nuevas manifestaciones de quienes reclaman que el presidente abandone su cargo.

Temer acorralado

Las tapas de los diarios brasileños reflejan la magnitud del escándalo.
(AFP)

Según medios locales, el Presidente confirmó que “vivía el peor momento de su vida”, mensaje que habría transmitido a sus colaboradores más cercanos. Los motivos por los cuales la casa de gobierno decidió suspender todas las actividades no fueron comunicados, algo que aumentó la incertidumbre.

Esta mañana el escándalo de las grabaciones creció exponencialmente, incluyendo allanamientos y detenidos. Varios de los domicilios allanados pertenecen a Aécio Neves, titular del Partido Socialdemócrata de Brasil, quien perdió en las presidenciales de 2014 contra Dilma Rousseff.

La Corte Suprema ordenó que se separe a Neves, aliado clave de Temer, de su cargo de senador. Andrea Neves, su hermana, ya fue detenida por orden del juez del máximo tribuna Edson Fachin.

El Tribunal Supremo de Brasil suspendió en su cargo al diputado Rodrigo Louras Rocha, uno de los protagonistas del escándalo de corrupción que tiene en jaque a Temer. El cerco de la investigación se cierra cada vez más sobre el presidente brasileño.

 

P12

Comunicación política versus comunicación electoral

Comunicación Electoral

>Por Daniel Eskibel

La comunicación política y la comunicación electoral no se oponen mutuamente la una a la otra. Es más: tienen múltiples puntos de contacto. Pero son diferentes.
Y para ser eficaz en la vida política tienes que comprender esa diferencia y actuar luego en consecuencia.

La eficacia política es un concepto poco transitado pero de vital importancia.

Tienes que ser eficaz como gobernante si estás en un cargo ejecutivo y también tienes que serlo como legislador si esa es tu actividad actual. Pero además tienes que ser eficaz dentro de tu partido político. La eficacia se relaciona con lograr los objetivos que se buscan, y eso debe hacer un partido, una organización o un gobierno. Eso debe hacer, claro, cada persona que integra esas organizaciones.

Por encima inclusive de este concepto de eficacia hay otro más importante aún: la eficacia de los partidos y los gobiernos para las personas que habitan la ciudad, la provincia o el país. Ellos esperan y necesitan esa eficacia.

Ambos sentidos no son contrapuestos porque si eres eficaz en tu gestión pública o política entonces eso será eficaz para tu propia vida política. La comunicación política no es la única variable en juego, por supuesto, pero sin ella no hay eficacia.

La organización política en las trincheras: comunicación permanente

La comunicación de una organización política tiene algunas características esenciales que es necesario subrayar:

Abarca un amplio espectro de dimensiones de la comunicación. Incluye la comunicación de partidos y organizaciones políticas, la comunicación de gobiernos, la comunicación legislativa, la comunicación de crisis y la comunicación electoral. Todas son formas de comunicación diferentes y específicas, pero todas son comunicación política.
Es permanente. La noche en la que se conocen los resultados electorales comienza un nuevo ciclo que se abre con la comparecencia pública del candidato o del vocero de la organización. Y continúa sin pausa durante los años siguientes hasta que se conozcan los nuevos resultados electorales y todo el ciclo vuelva a empezar.
Es omnipresente. Todo comunica, hasta tu silencio. Todo, y no solo lo que dices. También lo que haces y lo que no haces. Lo único imposible es no comunicar.
Sus resultados de fondo se juegan en el mediano y largo plazo más que en el corto plazo. Y la estrategia es más determinante que la táctica.
Necesita contar con un plan estratégico escrito. En caso contrario cae en la improvisación, se marea con la táctica cotidiana y se enreda en un mar de contradicciones que le hacen perder eficacia y perder oportunidades.
Comunicar es también, y en primer lugar, escuchar. Y en esta dimensión nacen los peores fracasos de comunicación política. Y los mayores éxitos, también.

Elecciones: comunicación en la recta final

La comunicación electoral es una forma especializada de comunicación política que presenta características diferenciales:

Se limita temporalmente a los períodos de campaña electoral.
Mientras la comunicación política gana o pierde por puntos, la comunicación electoral lo hace por nocaut.
Su objetivo específico consiste en transformar en votos los pensamientos y emociones de determinados segmentos sociales.
No comienza de cero sino que es el punto culminante de todo un proceso anterior de comunicación política.
Trabaja sobre contenidos políticos más breves y especialmente diseñados para ser consumidos en plazos cortos.

Estrategia de comunicación

La noche de las elecciones comienza un nuevo ciclo de comunicación política. Tu primera tarea central es diseñar una estrategia de largo plazo que cubra todo el período que comienza. No será una estrategia rígida e inamovible sino que deberás hacer evaluaciones y correcciones periódicas.

En ese plan estratégico deberás incluir:

  1. Los objetivos que quieres lograr.
  2. La calendarización de las etapas que atravesarás.
  3. Tu mensaje para el período.
  4. Los públicos con los que te vas a comunicar.
  5. Cuales son los adversarios que van a disputar contigo esos públicos.
  6. Cómo vas a escuchar a las personas que componen esos segmentos sociales.
  7. Los medios de comunicación que vas a trabajar prioritariamente.
  8. El tipo de contenidos políticos que vas a comunicar.
  9. Los recursos humanos y materiales que tendrás que involucrar.
  10. El protocolo de crisis que aplicarás cuando sea necesario.
  11. El plan legislativo o de gobierno, según sea el caso.
  12. Los tiempos y criterios para la evaluación del plan.

En esta etapa inicial el plan de comunicación electoral todavía no forma parte del cuadro. Pero deberás abocarte a él más tarde. ¿Cuando? Luego de que tu comunicación política ya vaya en velocidad de crucero y se vayan despejando varias incógnitas en materia de gobierno, candidatos y opinión pública. Pero a su vez con el tiempo suficiente por delante como para preparar esa enorme operación política que es una campaña electoral. Un año y medio antes de las elecciones podría ser una buena decisión.

Planificar para la acción, de eso se trata. Acción política permanente y acción electoral limitada en el tiempo.
Acción efectiva, además.

 

Maquiavelo & Freud

La nueva Francia y su relación con América Latina

Macron Francia y America Latina

>Por Margie Paola Bautista Silva* exclusivo para MIX POLÍTICO

El pasado siete de Mayo los ciudadanos franceses se permitieron ir a las urnas para imponer su voz y voto eligiendo a su nuevo presidente, con el fin de darle un giro radical a los ámbitos político, social y económico de Francia modificando su statu quo. Con un 66% de los votos, Emmanuel Macron filósofo, politólogo, economista y ex ministro de economía de 39 años fue elegido como el nuevo mandatario francés.

Para los próximos años el presidente electo Emmanuel Macron del espectro político de centro-izquierda en su programa se propone tener los siguientes logros: disminuir los impuestos para las empresas, defender la identidad de Francia y de Europa con el propósito de mantener la Unión Europea, instaurar un ministerio de finanzas para toda la Unión para fortalecer el euro como moneda, establecer un seguro para el desempleo el cual puede ser anulado si la persona se niega a dos propuestas de trabajo “decentes”, reducir la producción de energía nuclear, prohibición de los teléfonos móviles en escuelas primarias y secundarias, entre otros.

Además de instaurar un diálogo permanente con los presidentes de Estados Unidos y Rusia, al igual que trabajar articuladamente en pro del Medio Oriente en especial por Siria y poder derrotar al grupo del Estado Islámico. Pero, ¿Qué pasará con la relación entre Francia y América Latina?

Durante la presidencia de François Hollande la política exterior estuvo encaminada hacia el territorio latinoamericano. Como lo refleja The New York Times el ahora expresidente francés buscó que por un lado, los países latinoamericanos ingresaran a la Conferencia de París, por otro lado, trabajó por impulsar que nuevas empresas se establecieran en países latinoamericanos y que las que ya están presentes lograran mejorar el acceso a los líderes públicos y privados. Adicionalmente, se encargó de ampliar las redes de educación para generar un mayor flujo de intercambios educativos, cooperación científica y cultural. Sin embargo, se espera que los logros de Hollande y la importancia que había tomado la relación Francia-América Latina no se pierdan con la nueva presidencia de Macron.

A pesar de que el presidente electo quien se posicionara en su cargo el pasado Domingo 14 de Mayo y no le diera un espacio relevante a América Latina en sus discursos, es un político que está de acuerdo con la globalización y una economía de libre cambio, así como manifiesta la importancia de traspasar las fronteras en temas como por ejemplo los derechos humanos, lo cual es un aspecto positivo para nuestra región.

La nueva era de la V República permitiría ampliar, mejorar y construir nuevos acuerdos comerciales, económicos, sociales, educativos y culturales con países latinoamericanos, que se encaminen hacia el desarrollo de la región. Así mismo, se trabajaría porque la región pueda mejorar sus acciones en pro del medio ambiente guiándose por acuerdos relacionados con la Conferencia de París, además de establecer relaciones vinculantes que conlleven a la defensa de los derechos humanos y de la democracia en América Latina especialmente en casos como el de Venezuela actualmente.

Por otra parte, es importante el fortalecimiento de la relación bilateral entre Colombia y Francia, ya que: en primer lugar, Colombia es considerado como el país bisagra de América del Sur. En segundo lugar, Francia puede seguir con la colaboración económica y política para el escenario del posconflicto luego del proceso de paz entre las Farc y el Gobierno Nacional colombiano. Al igual que una apertura de oportunidades para los jóvenes víctimas y desmovilizados que desean reinsertarse a la vida civil. Además de convertirse en un apoyo especial para los diálogos iniciales que se están realizando con ELN.

Lo anterior trae claramente beneficios para ambas regiones, tanto para Francia como para América Latina. Pero especialmente para la V república en tanto, esta podría mejorar sus relaciones geoestratégicas teniendo en cuenta las duras políticas principalmente las migratorias, que ha impuesto el nuevo presidente estadounidense para la región, lo cual ha afectado en cierta medida las relaciones entre Estados Unidos y latinoamérica. En consecuencia el presidente Macron podría expandir la Unión Europea como lo explico en sus propuestas.

Bibliografía
-Estrada, Gaspard. (Febrero 2017). ¿Cuál debería ser la política exterior de Francia en América Latina? Publicado en The New York Times. Recuperado del día 10 de Mayo de 2017, en Link: https://www.nytimes.com/es/2017/02/08/cual-deberia-ser-la-politica-exterior-de-francia-en-america-latina/

 


* Profesional en Política y Relaciones Internacionales (Universidad Sergio Arboleda, Bogotá) con profundización en el área de instituciones políticas . Investigadora. Especialista en gestión pública, políticas públicas, construcción de paz, postconflicto, resolución de conflictos.

La Trocha: WannaCry, el ciberataque del que ya fuimos advertidos

Ciberataque 2017

WannaCry, el ciberataque del que ya fuimos advertidos

>Por Adolfo Álvaro Martín* exclusivo para MIX POLÍTICO

El viernes 12 de mayo de 2017, se produjo un ciberataque de carácter global que afectó a instituciones públicas y privadas de cerca de un centenar de países, mediante el aprovechamiento de una vulnerabilidad del sistema operativo Windows con el software denominado “ransomware”, provocando el bloqueo de las redes informáticas y el consiguiente caos y desconcierto en los afectados. Especialistas como Fabián Romo (Universidad Nacional Autónoma de México) consideran que este ciberataque, llamado WannaCry, es el primero que ha supuesto el secuestro de información a nivel mundial, superando cualquiera de los conocidos hasta la fecha desde principios de este siglo.

Al momento de escribir este artículo el ataque parece haber remitido, gracias a una rocambolesca y poco creíble historia que incluye “héroe anónimo”. Sin embargo,  existe la posibilidad de que vuelva a reproducirse en los próximos días o semanas, tal y como ha advertido Malware Tech, que señala que el código causante puede ser modificado en cualquier momento y atacar de nuevo al sistema Windows.

Mas allá de los aspectos técnicos, la gravedad de este ciberataque ha sido denunciado por Edward Snowden, Wikileaks y Anonymous, que señalan la peligrosidad de la plataforma y la estrategia empleadas para coordinar un ataque de estas características a nivel global. Snowden ha desvelado que la herramienta utilizada – denominada EternalBlue- fue desarrollada por la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos) y aunque duda que este organismo fuera el causante directo del ciberataque, considera que esta herramienta habría sido utilizada por terceros que accedieron a EternalBlue por medios ilícitos en la Internet profunda. De confirmarse esta acusación, nos encontraríamos ante un salto cualitativo en la utilización de la ciberguerra con consecuencias y alcance que aún no somos capaces de evaluar.

Desde 2012, gracias a las filtraciones realizadas por Snowden, conocemos los programas de espionaje y guerra cibernética desarrollados por agencias de los Estados Unidos. Pero solo desde posiciones sospechosamente interesadas se puede defender que toda la actividad en este campo se reduce a los norteamericanos. El acuerdo suscrito en 2015 por la Casa Blanca con las autoridades de China sobre esta materia, es prueba evidente que acredita que todas las grandes potencias prestan mucha atención a este nuevo tipo de conflictos. Sin embargo, estos dos colosos no serían los únicos que están haciendo uso de estas nuevas armas, la actividad del Kremlin en este campo ya no es un secreto para nadie, pues desde las relevaciones del diario The Guardian a primeros de año, sobre acceso no autorizado a correos cifrados de varios países europeos, las denuncias sobre espionaje y actos de sabotaje no han dejado de aparecer.

Nos encontraríamos ante una nueva forma de conflicto nacida con la revolución tecnológica, de la que ya nos advirtieron hace mas de una década Manuel Castells (que desarrolló el concepto de la sociedad red) o Arquilla y Ronfeldt. Estos últimos, describieron con detalle las características de estos nuevos conflictos en su obra Networks y Netwars, mostrando como un nuevo orden mundial se estaría conformando mediante el conflicto en el entorno virtual. Un campo de batalla diferente al conocido hasta ahora, donde confluirían las acciones de grupos como Anonymous, la lucha entre las nuevas potencias mundiales, grupos de interés y organizaciones criminales.

Sería un error limitar el ciberataque sufrido esta semana a una acción aislada, o volcar el foco de atención a la imprudencia de quienes no tenían actualizados sus sistemas operativos. La realidad es que lo ocurrido el viernes pasado es un nuevo acto de ciberguerra,  que nos recuerda a lo que fue denominado como “guerra total” en la época industrial del pasado siglo XX, donde las consecuencias de estas acciones en el mundo virtual tienen graves consecuencias en el entorno físico, con la misma o mayor intensidad que los bombardeos que asolaron grandes ciudades e infraestructuras, por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial.

Finalmente, debemos considerar que estas acciones de guerra en el espacio virtual, son capaces de generar miedo y sospecha entre los ciudadanos y que, este estado de psicosis colectiva, bien podría ser interesadamente alimentado para conseguir que, “pacíficos y preocupados ciudadanos” soliciten a las autoridades establecer restricciones al uso de Internet bajo al escusa de garantizar la seguridad de la población. En este punto, también, las nuevas formas de conflicto nos enfrentarán a nuevos retos, donde deberemos estar atentos al debate que se va a plantear entre el derecho a la libertad y las restricciones impuestas por la seguridad.


* Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (España), AMP y MAJ por el Insituto de Empresa de Madrid (España). Doctor en Educación, Aplicaciones Tecnológicas, Sociales y Psicológicas. Universidad Camilo José Cela, Madrid (España).

Fundador y Director General de XARXA, Consultoría Estratégica de análisis del impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la política, los gobiernos y la sociedad.

Presidente del Nodo España de la Red Iberoamericana de Informática Educativa (RIBIE). Consultor externo del Organismo Internacional de Juventud (OIJ).

¿Viene la III Guerra Mundial?

Tercera Guerra Mundial>Por Claudio Fantini

La primera se desprende de las dos conflagraciones anteriores calificadas como “mundiales”. En ambos casos, la calificación surgió de una cuestión numérica: una gran cantidad de países fueron parte del conflicto.

Hoy es poco probable que ese formato se repita. Quienes quieren, como el Papa, ver tal rasgo en la guerra civil de Siria porque involucra a varios países, deben tener en cuenta que algo similar ocurrió en la guerra civil libanesa. Tampoco se habló de Guerra Mundial durante la trágica desintegración de Yugoslavia.

La otra posibilidad que justificaría la calificación de “mundial” para un conflicto actual, sería un choque nuclear entre dos potencias. De hecho, durante la Guerra Fría fue ese fantasma el que se adueñó del título Tercera Guerra Mundial. ¿Existe ese peligro? Ciertamente, con Trump en la Casa Blanca, Putin en el Kremlin y Kim Jong-un en el Palacio del Sol, no es fácil descartar un duelo nuclear. Pero la aún vigente Doctrina de la Destrucción Mutua Asegurada resta probabilidad a semejante riesgo.

Lo que más temen hoy las superpotencias no es un ataque con ojivas atómicas o neutrónicas. El riesgo más temido, en particular para Washington, es un devastador ciberataque. De haber una III Guerra Mundial, lo más probable es que sea cibernética. Del mismo modo que ya no existen los espías que existieron hasta la Guerra Fría, porque han sido reemplazados por los ciberespías, la guerra entre superpotencias se desarrollaría en el ciberespacio. Los espías de hoy no portan armas ni microfilms, sino laptops. El espionaje ya no tiene personajes como James Bond o los de las novelas de John Le Carre, sino como Edward Snowden. Los mayores daños causados por espías a Estados Unidos, los infligieron los ciberespías de China y de Rusia, además de Julian Assange con Wikileaks. La pesadilla del Pentágono no es una lluvia de misiles, sino un ataque cibernético que paralice las centrales nucleares, hidro-eléctricas y termoeléctricas, dejando sin energía el país. O que un ataque masivo a las redes haga caer el sistema a nivel nacional. La consecuencia sería un caos como el que no podría causar a Estados Unidos ningún ataque con ejércitos, aviaciones o misiles.

 

EL PAÍS (URUGUAY)