Opinión: La Cancillería Argentina cambia

Argentina

>Por Maximiliano König* exclusivo para MIX POLÍTICO

Susana Malcorra, presentó  su renuncia como canciller y será reemplazada por el actual embajador en Francia, Jorge Marcelo Faurie. La funcionaria alude razones personales como causas de su alejamiento. Su gestión que concluye el 12 de Junio próximo, y sintéticamente apuntó a dejar atrás una política exterior signada durante 12 años por la impronta kirchnerista, dominada por un sesgo “aislacionista”. Su reemplazo, tiene como objetivo continuar y optimizar el funcionamiento del servicio exterior y consolidar la reinserción en el mundo.

La funcionaria saliente manifestó que continuará trabajando desde Madrid (ciudad donde tiene su familia y donde reside desde hace unos años) como una especie de “asesora” con vinculación con su sucesor. En cuanto a su gestión, Malcorra destacó lo que fue su gestión bajo las órdenes de Mauricio Macri. “Yo siempre trato de volver a las bases, que son los famosos tres objetivos del Presidente: el primero es la eliminación de la pobreza, que es un objetivo aspiracional: todos los gobiernos deberían buscar eliminar la pobreza; además le puso un sesgo muy fuerte en lo económico a la Cancillería. El segundo, la lucha contra el narcotráfico, que nos inserta en la cuestión del terrorismo, no en la primera línea, pero sí en el financiamiento, es decir, el narco lavado [de dinero]. Y el tercero, la unión de los argentinos”, dijo. “Esto fue fundamental, fueron los ejes que marcaron nuestro trabajo”.

Susana Malcorra y Jorge Faurie, en Cancillería. (DyN)

Susana Malcorra y Jorge Faurie, en Cancillería. (DyN)

La reemplazara Jorge Faurie, un diplomático de larga carrera, aunque sin un perfil destacado en lo que concierne a administración pública. El embajador en Francia, llegará a la conducción de la Cancillería gracias a su extensa trayectoria, su reconocimiento de Europa y su buena vinculación con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Dentro de sus retos a cumplir en política internacional, el futuro canciller deberá optimizar el funcionamiento de nuestro servicio exterior. Dentro de sus políticas de gestión en el ámbito internacional, podemos mencionar ciertos cambios de gestión en oposición con el gobierno saliente.

Hubo cambios vinculados con la política hacia Venezuela. En su momento, Malcorra advirtió sobre la situación de Venezuela: “La preocupación de la gente en la calle, del crecimiento de la violencia y de que esto derive en una cosa que uno no quiere nombrar y que sea una cosa extrema entre civiles, es algo que nos está quitando el sueño a todos y por lo cual estamos ocupándonos y preocupándonos continuamente”, manifestó.

Asimismo, aseguró que el Gobierno nacional no quiere que haya una situación destituyente ni que el presidente Nicolás Maduro, sea destituido. Constantemente bregó por un acuerdo entre Maduro y la oposición, conformando un canal de mediación con objetivos concisos y compromisos en común para poder avanzar. Igualmente, en cuanto a la próxima reunión de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la canciller saliente dijo que la posición de su país sobre Venezuela se mantendrá igual en la última reunión de este miércoles. “La posición va a ser la misma, vamos a llevar (a la OEA) la posición de acelerar proceso de acuerdo al cronograma electoral”, dijo Malcorra durante una conferencia de prensa. Ese proceso, debe incluir un cronograma electoral “que incluya” las elecciones presidenciales, “separación de poderes según la Constitución y la liberación de presos como condición básica” para el diálogo entre el Gobierno y la oposición. Por último, no se cansó de cuestionar públicamente las violaciones de los derechos humanos por parte del autoritario régimen de Nicolás Maduro.

Otros de los frentes que enfrentó Susana Malcorra fue su posición oscilante en su relación con los Estados Unidos. Su anticipado apoyo a la ex candidata presidencial de los Estados Unidos Hillary Clinton a través de las redes sociales le jugó una mala pasada una vez conocidos los resultados electorales en el país del norte. Con respecto a la asunción de Donald Trump, la mandataria argentina se expresó en el foro de Davos realizado en Suiza a comienzos de año donde manifestó: “Con Obama planteamos una agenda ambiciosa que no íbamos a poder cumplir en un año. Debemos reconfirmar el interés de la nueva administración. Lamentablemente el comercio entre Estados Unidos y la Argentina es bajo. Por otra parte, desde el punto de vista de Mercosur, es una oportunidad que disminuya la relación entre EE.UU. y la Unión Europea. Es una ocasión para avanzar en nuestro vínculo con la Unión Europea”.

En cuanto a la relación con China, la ex presidenta de Telecom Argentina, pergenio ciertos avances con respecto a los acuerdos existentes firmados por el gobierno de Cristina Kirchner. En este sentido, en referencia a la discusión sobre la posición argentina acerca de la aceptación al gigante asiático como economía de mercado, con el gobierno de Macri se comenzaron a aplicar en Argentina criterios anti dumping entre otras medidas de corrección. En el mismo congreso de Davos recientemente mencionado, la canciller señaló que tenía dentro de sus prioridades elaborar una agenda compleja con el China con el que comparte la idea de promover un mundo abierto, integrado, interconectado, con unos cuantiosos acuerdos comerciales. Mientras que por parte del lado chino, persiste la iniciativa respecto a las centrales nucleares en el sur de la Argentina. “Cuando nosotros iniciamos la gestión fuimos muy claros con nuestra contraparte china. Nosotros estábamos dispuestos a seguir [con los acuerdos firmados] en tanto y cuanto los acuerdos fueran legales, técnicamente factibles y que desde el punto de vista ambiental se pudieran salvar las observaciones y objeciones que habían”, señaló la canciller acerca de la construcción de dos hidroeléctricas en Santa Cruz y la polémica construcción de una base china para observación espacial en la provincia de Neuquén.

Sede de la Cancillería argentina.

Sede de la Cancillería argentina.

Por último, hacemos mención a la vinculación con Brasil y su posición con respecto a los temas de corrupción acaecidos en las últimas semanas. La Ministra de Relaciones Exteriores sostuvo que “el hecho de que un país del peso que Brasil tiene en la región y el vínculo que tiene en la Argentina” hace que “cualquier cosa que pase allí y que tenga un impacto político, amerita que estemos siguiéndolo de cerca” y “con preocupación”. La ministra también destacó que en Brasil, al existir una separación muy fuerte de los poderes y principalmente una institución judicial muy sólida, hará que la situación se resuelva con mayor agilidad. Ante este raid de denuncias de corrupción, la funcionaria argentina destacó que no hay una discusión de legalidad en torno a la posible destitución de Michel Temer, sino que se trata de una discusión de legitimidad.


* Licenciado en Comunicación Social, Escuela de Ciencias de la Información (UNC). Mg. en Relaciones Internacionales, Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba.

La nueva Francia y su relación con América Latina

Macron Francia y America Latina

>Por Margie Paola Bautista Silva* exclusivo para MIX POLÍTICO

El pasado siete de Mayo los ciudadanos franceses se permitieron ir a las urnas para imponer su voz y voto eligiendo a su nuevo presidente, con el fin de darle un giro radical a los ámbitos político, social y económico de Francia modificando su statu quo. Con un 66% de los votos, Emmanuel Macron filósofo, politólogo, economista y ex ministro de economía de 39 años fue elegido como el nuevo mandatario francés.

Para los próximos años el presidente electo Emmanuel Macron del espectro político de centro-izquierda en su programa se propone tener los siguientes logros: disminuir los impuestos para las empresas, defender la identidad de Francia y de Europa con el propósito de mantener la Unión Europea, instaurar un ministerio de finanzas para toda la Unión para fortalecer el euro como moneda, establecer un seguro para el desempleo el cual puede ser anulado si la persona se niega a dos propuestas de trabajo “decentes”, reducir la producción de energía nuclear, prohibición de los teléfonos móviles en escuelas primarias y secundarias, entre otros.

Además de instaurar un diálogo permanente con los presidentes de Estados Unidos y Rusia, al igual que trabajar articuladamente en pro del Medio Oriente en especial por Siria y poder derrotar al grupo del Estado Islámico. Pero, ¿Qué pasará con la relación entre Francia y América Latina?

Durante la presidencia de François Hollande la política exterior estuvo encaminada hacia el territorio latinoamericano. Como lo refleja The New York Times el ahora expresidente francés buscó que por un lado, los países latinoamericanos ingresaran a la Conferencia de París, por otro lado, trabajó por impulsar que nuevas empresas se establecieran en países latinoamericanos y que las que ya están presentes lograran mejorar el acceso a los líderes públicos y privados. Adicionalmente, se encargó de ampliar las redes de educación para generar un mayor flujo de intercambios educativos, cooperación científica y cultural. Sin embargo, se espera que los logros de Hollande y la importancia que había tomado la relación Francia-América Latina no se pierdan con la nueva presidencia de Macron.

A pesar de que el presidente electo quien se posicionara en su cargo el pasado Domingo 14 de Mayo y no le diera un espacio relevante a América Latina en sus discursos, es un político que está de acuerdo con la globalización y una economía de libre cambio, así como manifiesta la importancia de traspasar las fronteras en temas como por ejemplo los derechos humanos, lo cual es un aspecto positivo para nuestra región.

La nueva era de la V República permitiría ampliar, mejorar y construir nuevos acuerdos comerciales, económicos, sociales, educativos y culturales con países latinoamericanos, que se encaminen hacia el desarrollo de la región. Así mismo, se trabajaría porque la región pueda mejorar sus acciones en pro del medio ambiente guiándose por acuerdos relacionados con la Conferencia de París, además de establecer relaciones vinculantes que conlleven a la defensa de los derechos humanos y de la democracia en América Latina especialmente en casos como el de Venezuela actualmente.

Por otra parte, es importante el fortalecimiento de la relación bilateral entre Colombia y Francia, ya que: en primer lugar, Colombia es considerado como el país bisagra de América del Sur. En segundo lugar, Francia puede seguir con la colaboración económica y política para el escenario del posconflicto luego del proceso de paz entre las Farc y el Gobierno Nacional colombiano. Al igual que una apertura de oportunidades para los jóvenes víctimas y desmovilizados que desean reinsertarse a la vida civil. Además de convertirse en un apoyo especial para los diálogos iniciales que se están realizando con ELN.

Lo anterior trae claramente beneficios para ambas regiones, tanto para Francia como para América Latina. Pero especialmente para la V república en tanto, esta podría mejorar sus relaciones geoestratégicas teniendo en cuenta las duras políticas principalmente las migratorias, que ha impuesto el nuevo presidente estadounidense para la región, lo cual ha afectado en cierta medida las relaciones entre Estados Unidos y latinoamérica. En consecuencia el presidente Macron podría expandir la Unión Europea como lo explico en sus propuestas.

Bibliografía
-Estrada, Gaspard. (Febrero 2017). ¿Cuál debería ser la política exterior de Francia en América Latina? Publicado en The New York Times. Recuperado del día 10 de Mayo de 2017, en Link: https://www.nytimes.com/es/2017/02/08/cual-deberia-ser-la-politica-exterior-de-francia-en-america-latina/

 


* Profesional en Política y Relaciones Internacionales (Universidad Sergio Arboleda, Bogotá) con profundización en el área de instituciones políticas . Investigadora. Especialista en gestión pública, políticas públicas, construcción de paz, postconflicto, resolución de conflictos.

La Trocha: WannaCry, el ciberataque del que ya fuimos advertidos

Ciberataque 2017

WannaCry, el ciberataque del que ya fuimos advertidos

>Por Adolfo Álvaro Martín* exclusivo para MIX POLÍTICO

El viernes 12 de mayo de 2017, se produjo un ciberataque de carácter global que afectó a instituciones públicas y privadas de cerca de un centenar de países, mediante el aprovechamiento de una vulnerabilidad del sistema operativo Windows con el software denominado “ransomware”, provocando el bloqueo de las redes informáticas y el consiguiente caos y desconcierto en los afectados. Especialistas como Fabián Romo (Universidad Nacional Autónoma de México) consideran que este ciberataque, llamado WannaCry, es el primero que ha supuesto el secuestro de información a nivel mundial, superando cualquiera de los conocidos hasta la fecha desde principios de este siglo.

Al momento de escribir este artículo el ataque parece haber remitido, gracias a una rocambolesca y poco creíble historia que incluye “héroe anónimo”. Sin embargo,  existe la posibilidad de que vuelva a reproducirse en los próximos días o semanas, tal y como ha advertido Malware Tech, que señala que el código causante puede ser modificado en cualquier momento y atacar de nuevo al sistema Windows.

Mas allá de los aspectos técnicos, la gravedad de este ciberataque ha sido denunciado por Edward Snowden, Wikileaks y Anonymous, que señalan la peligrosidad de la plataforma y la estrategia empleadas para coordinar un ataque de estas características a nivel global. Snowden ha desvelado que la herramienta utilizada – denominada EternalBlue- fue desarrollada por la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos) y aunque duda que este organismo fuera el causante directo del ciberataque, considera que esta herramienta habría sido utilizada por terceros que accedieron a EternalBlue por medios ilícitos en la Internet profunda. De confirmarse esta acusación, nos encontraríamos ante un salto cualitativo en la utilización de la ciberguerra con consecuencias y alcance que aún no somos capaces de evaluar.

Desde 2012, gracias a las filtraciones realizadas por Snowden, conocemos los programas de espionaje y guerra cibernética desarrollados por agencias de los Estados Unidos. Pero solo desde posiciones sospechosamente interesadas se puede defender que toda la actividad en este campo se reduce a los norteamericanos. El acuerdo suscrito en 2015 por la Casa Blanca con las autoridades de China sobre esta materia, es prueba evidente que acredita que todas las grandes potencias prestan mucha atención a este nuevo tipo de conflictos. Sin embargo, estos dos colosos no serían los únicos que están haciendo uso de estas nuevas armas, la actividad del Kremlin en este campo ya no es un secreto para nadie, pues desde las relevaciones del diario The Guardian a primeros de año, sobre acceso no autorizado a correos cifrados de varios países europeos, las denuncias sobre espionaje y actos de sabotaje no han dejado de aparecer.

Nos encontraríamos ante una nueva forma de conflicto nacida con la revolución tecnológica, de la que ya nos advirtieron hace mas de una década Manuel Castells (que desarrolló el concepto de la sociedad red) o Arquilla y Ronfeldt. Estos últimos, describieron con detalle las características de estos nuevos conflictos en su obra Networks y Netwars, mostrando como un nuevo orden mundial se estaría conformando mediante el conflicto en el entorno virtual. Un campo de batalla diferente al conocido hasta ahora, donde confluirían las acciones de grupos como Anonymous, la lucha entre las nuevas potencias mundiales, grupos de interés y organizaciones criminales.

Sería un error limitar el ciberataque sufrido esta semana a una acción aislada, o volcar el foco de atención a la imprudencia de quienes no tenían actualizados sus sistemas operativos. La realidad es que lo ocurrido el viernes pasado es un nuevo acto de ciberguerra,  que nos recuerda a lo que fue denominado como “guerra total” en la época industrial del pasado siglo XX, donde las consecuencias de estas acciones en el mundo virtual tienen graves consecuencias en el entorno físico, con la misma o mayor intensidad que los bombardeos que asolaron grandes ciudades e infraestructuras, por ejemplo, en la Segunda Guerra Mundial.

Finalmente, debemos considerar que estas acciones de guerra en el espacio virtual, son capaces de generar miedo y sospecha entre los ciudadanos y que, este estado de psicosis colectiva, bien podría ser interesadamente alimentado para conseguir que, “pacíficos y preocupados ciudadanos” soliciten a las autoridades establecer restricciones al uso de Internet bajo al escusa de garantizar la seguridad de la población. En este punto, también, las nuevas formas de conflicto nos enfrentarán a nuevos retos, donde deberemos estar atentos al debate que se va a plantear entre el derecho a la libertad y las restricciones impuestas por la seguridad.


* Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (España), AMP y MAJ por el Insituto de Empresa de Madrid (España). Doctor en Educación, Aplicaciones Tecnológicas, Sociales y Psicológicas. Universidad Camilo José Cela, Madrid (España).

Fundador y Director General de XARXA, Consultoría Estratégica de análisis del impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la política, los gobiernos y la sociedad.

Presidente del Nodo España de la Red Iberoamericana de Informática Educativa (RIBIE). Consultor externo del Organismo Internacional de Juventud (OIJ).

La Trocha: primera vuelta en Francia

Emmanuel Macron, el 14 de abril de 2017

Emmanuel Macron, el 14 de abril de 2017 (Robert Pratta – REUTERS)

Primera vuelta de las presidenciales francesas: derrota de los partidos tradicionales, auge de los extremismos y la incógnita Macron.

 

>Por Adolfo Álvaro Martín* exclusivo para MIX POLÍTICO

Marine Le Pen y Emmanuel Macron disputarán el próximo día 7 de mayo la segunda vuelta de las presidenciales francesas. Aunque los resultados no son aún definitivos, Macron ha sido el mas votado (24%), desbancando a la que hasta hace poco mas de 3 semanas parecía el candidato con mayor simpatía de voto, Maríne Le Pen (21,3%).

La Europa institucional de Bruselas y gran parte de los gobiernos del Viejo Continente han respirado aliviados por el resultado, en el convencimiento de que Macron acabará imponiéndose a Le Pen pues, como ya auguran los primeros sondeos, el candidato social-liberal tendría una intención de voto del 62%. Además, a lo largo de la mañana de hoy, la mayoría de los candidatos que no han pasado a segunda vuelta le han mostrado su apoyo.

Sin embargo, un análisis mas pausado de los datos debería atemperar esta euforia, no porque en estos momentos se dude de que Macron pueda perder la segunda vuelta, sino porque lo que han mostrado los resultados del domingo 23 de abril, es el profundo rechazo frente al proyecto europeo que se ha instalado en una parte muy importante del cuerpo electoral frances.

Es conocido hace tiempo el rechazo a la Unión Europea de Marine Le Pen, que no ha dudado en asegurar que si llega a la presidencia planteará un referéndum para abandonar a sus socios de Bruselas. Frente a ella, es cierto, Macron ha manifestado un compromiso con el proyecto europeo y con el euro pero, ¿y los demás candidatos?.

Sugiero a los lectores que fijen su atención en Jean-Luc Mélenchon, candidato radical que ha obtenido el 19,6% de los votos, que no ha dudado en poner en cuestión el modelo de la Europa del Euro, y cuyas afinidades con regímenes como el de Maduro en Venezuela, le sitúan en el mismo frente de oposición a la Unión Europea y al modelo del que se ha dotado la Europa Occidental desde los tratados de Maastricht en 1992. Es posible que Mélenchon, en las últimas semanas, haya atraído votantes provenientes del antiguo partido comunista francés que, durante años habían votado a Le Pen (padre y luego hija), por su discurso antisistema y antieuropeista y que, ahora, hayan encontrado un candidato mas acorde con sus ideas pero con igual discurso antisistema. Tampoco puede decirse que haya mostrado una posición abiertamente europeísta el derrotado candidato del otrora poderoso Partido Socialista, Benoît Hamon, que ha cosechado los peores resultados de su historia reciente, superando por poco el 6% de los sufragios.

Todo ello quiere decir que ayer, en uno de los países fundadores de la Unión Europea, cerca del 45% de los votantes han apoyado posiciones de rechazo en mayor o menor medida al proyecto europeo. Además, y por primera vez en la Quinta República, ninguno de los dos partidos tradicionales (representados en estos comicios por los republicanos de Fillon y los socialistas de Hamon) han alcanzado la segunda vuelta, en una prueba mas de la enorme desafección del cuerpo electoral francés hacia ellos. Recuérdese que en las elecciones de 2012, ambos partidos obtuvieron el 56% de los votos en primera vuelta. Es evidente que el candidato Macron hará bien en estar muy alerta ante estos alarmantes síntomas y, considerar que una parte importante de ese voto de Mélenchon y Hamom podría acabar en el casillero de su rival.

No olvidemos que el sistema electoral francés de doble vuelta, lleva décadas ocultando que cada vez mas electores están optando por los extremos de la línea ideológica (ahora representados por Le Pen y Mélenchon) y, si bien es cierto que salvo sorpresa mayúscula, Macron tiene grandes posibilidades de ser Presidente de la República Francesa, puede encontrarse en poco tiempo con graves problemas consecuencia de la fuerza que ese 45% de los galos opuestos a Europa pueda obtener en las elecciones a la Asamblea que tendrán lugar pocos meses después de las presidenciales. Especialmente, porque Macron no dispone de un partido político consolidado con implantación en toda la República, ya que su organización apenas tiene poco más de ocho meses de vida.

Demasiadas incógnitas que obligan a mostrar mas cautela que euforia.


* Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (España), AMP y MAJ por el Insituto de Empresa de Madrid (España). Doctor en Educación, Aplicaciones Tecnológicas, Sociales y Psicológicas. Universidad Camilo José Cela, Madrid (España).

Fundador y Director General de XARXA, Consultoría Estratégica de análisis del impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la política, los gobiernos y la sociedad.

Presidente del Nodo España de la Red Iberoamericana de Informática Educativa (RIBIE). Consultor externo del Organismo Internacional de Juventud (OIJ).

La trocha

Las calles de Venezuela

BAJO LA LUPA: VENEZUELA

 

>Por Adolfo Álvaro Martín* exclusivo para MIX POLÍTICO

Venezuela: Maduro ya no tiene quien le escriba

La crisis política que asola Venezuela ha vivido esta semana pasada su penúltimo episodio, consecuencia de la decisión unilateral del desprestigiado Tribunal Supremo de Justicia de asumir las funciones de la Asamblea Nacional y la posterior marcha atrás ordenada por Nicolás Maduro, obligado por la crisis abierta con los poderes fácticos del país y parte de los grupos afines al gobierno, que vieron en esta acción teledirigida del Tribunal Supremo el fin de la división de poderes en Venezuela.

A esta situación no es ajena la doble crisis –institucional y económica- que aqueja al país desde hace años. Respecto a la primera, el continuo choque de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo en Venezuela es constante tras la victoria de la oposición en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, que les permitió tomar el control de la Asamblea Nacional y desalojar a los chavistas que habían dominado esta institución durante 17 años. Los opositores, conocedores que las encuestas internas muestras un rechazo cada vez mas amplio a la figura de Nicolás Maduro, iniciaron una estrategia tendente a desestabilizarlo que tuvo su primer paso en el revocatorio que fue suspendido por el poder electoral en manos de los chavistas. Agotada esta vía, la oposición ha pedido el adelanto electoral, a lo que Maduro se ha opuesto sabedor de su debilidad electoral, llegando a tal punto su negativa a pasar por las urnas que, a día de hoy, se encuentran suspendidos los comicios regionales que debieron celebrarse a fines del pasado 2016 sin que exista fecha para su convocatoria. Un comportamiento que ha llevado a analistas venezolanos como el periodista Eugenio Martínez y analista Edgard Gutiérrez a considerar que Nicolás Maduro está buscando anular a los partidos que mayor incomodidad al gobierno.

La crisis económica, que está deviniendo en crisis social, tiene su principal referente en la caída de los precios del petróleo desde 2014 que afecta a Venezuela de forma extraordinaria, dado que mas del 95% de sus divisas provienen de las exportaciones de hidrocarburos. Esta caída de precios obligó a reducir las importaciones de manera alarmante, generando escasez de todo tipo de bienes (incluidos los de primera necesidad), lo que ha llevado a un fuerte descenso de la actividad industrial nacional, que según los propios datos preliminares desvelados por el Banco Central Venezolano en enero de este año, mostraría que en 2016 se produjo una caída acumulada del PIB de un 23%, y una inflación superior al 830%. Datos que incluso superarían las tendencias mostradas por otros indicadores, como los del FMI, que auguraban para el año pasado una caída del PIB del 10% y una inflación superior al 475%. Este desplome, ha tenido también consecuencias en el sector industrial, con un derrumbe de la producción interna como no se había visto desde hace mas de 17 años.

Esta doble crisis, y la incapacidad del gobierno de Maduro para afrontarlas, ha devenido en una crisis de abastos de alimentos y medicinas como consecuencia de la caída del precio del crudo y erráticas medidas de control cambiario, que ha llevado a Organismos internacionales como Human Rights Watch a solicitar que se declare una crisis humanitaria en Venezuela.

El presidente Maduro, en una evidente prueba de nerviosismo y desorientación ante esta situación, ha optado por medidas excepcionales como la declaración unos meses del Estado de Excepción y Emergencia económica (que le permite dictar leyes sin necesidad de acudir al legislativo), con desastrosos resultados tal y como muestran los indicadores económicos a los que ya hemos hecho mención. En esta línea de “huida hacia delante” debe enmarcarse la decisión de la pasada semana del Tribunal Supremo de Justicia y la posterior marcha atrás del gobierno chavista que, primero trató de anular a la oposición con la resolución judicial y, después, al constatar las resistencias externas y sobre todo internas, que esta polémica resolución estaba generando, se vio obligado a dejarla sin efecto por temor a las consecuencias que podría acarrearle a título personal.

Según el diario español El País, que cita fuentes del propio gobierno chavista, la declaración de la fiscal Luisa Ortega Díaz asegurando públicamente que la sentencia del Tribunal Supremo rompía el orden constitucional, constituyó un golpe sin precedentes al presidente Maduro, en lo que ha supuesto una declaración de oposición desde dentro del chavismo inédita hasta la fecha. A esta declaración, se ha unido el clamoroso silencio de otros poderes, especialmente el de la cúpula militar, lo que hizo que se disparasen todo tipo de rumores durante el pasado fin de semana en Caracas.

Lo que parece indiscutible a estas alturas es que la fallida intentona de arrebatar sus competencias a la Asamblea Nacional, ha constatado el creciente distanciamiento de muchos de los sectores que en el pasado apoyaban al fallecido presidente Hugo Chávez y que, en los últimos meses, han manifestado su crítica cuando no su oposición a la forma en que el gobierno de Maduro está afrontando esta doble crisis. Medios venezolanos recogían que la revocación de la resolución del Tribunal Supremo se adoptó en una reunión de urgencia celebrada en la madrugada del sábado 2 de abril, en la que participaron el presidente Maduro y los pesos pesados de su gabinete, pero al que no asistió la fiscal general Luisa Ortega, precisamente, quién denunció públicamente las consecuencias del golpe contra la Asamblea Nacional.

Pero esta desafección de relevantes fuerzas que en su momento apoyaron al chavismo no es el único problema que esta crisis ha generado al presidente Maduro; según las mismas fuentes, la posición de los militares también ha resultado muy importante en el devenir de los acontecimientos de este fin de semana y en la decisión de dar marcha atrás en el despojo de competencias a la Asamblea Nacional. Porque si bien se pudo ver al presidente Maduro el pasado fin de semana junto al ministro de defensa Padrino López, en lo que ha sido interpretado como la aquiescencia de la cúpula militar con la revocación de la resolución del Tribunal Supremo, ello no ha ocultado el hecho de que los militares han expresado su oposición a ser considerados como una mera guardia pretoriana del chavismo, a la vez que habrían trasladado a Maduro que las fuerzas armadas obedecen a la Constitución y al Presidente de la República, pero no a la persona que en cada momento pueda ejercer ese cargo.

La oposición se considera fortalecida tras los acontecimientos del fin de semana de principios de este mes de abril, sirviéndole para reanudar su campaña para erosionar aún mas si cabe la figura de Nicolás Maduro, en su estrategia de forzar un adelanto electoral que –según sus previsiones- les permitiría desalojar a los chavistas de la máxima representación de la República. Las manifestaciones de sectores opositores en la tarde de ayer y la violenta reacción de la policía y grupúsculos armados próximos al chavismo tan solo auguran mas violencia e inestabilidad política y social en un país muy castigado por la crisis.

La evolución de los acontecimientos en los próximos meses nos permitirá conocer si, las presiones subterráneas ejercidas desde sectores próximos al gobierno, pero descontentos con el comportamiento y actitudes de Maduro en los últimos meses, son capaces de encontrar un camino de salida que, sobre todo y en primer lugar, permitan aliviar la tremenda crisis económica y social, aliviando las terribles condiciones de vida que cada vez afectan a mas ciudadanos venezolanos.

 

* Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid (España), AMP y MAJ por el Insituto de Empresa de Madrid (España). Doctor en Educación, Aplicaciones Tecnológicas, Sociales y Psicológicas. Universidad Camilo José Cela, Madrid (España).

Fundador y Director General de XARXA, Consultoría Estratégica de análisis del impacto de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la política, los gobiernos y la sociedad.

Presidente del Nodo España de la Red Iberoamericana de Informática Educativa (RIBIE). Consultor externo del Organismo Internacional de Juventud (OIJ).

Venezuela: Los riesgos de la Inmadurez

BAJO LA LUPA: VENEZUELA

>Por Rodrigo Durán Guzmán exclusivo para MIX POLÍTICO

Cuando asumió, tras la muerte del ex Dictador Hugo Chávez, sus primeras declaraciones daban para pensar que algo no andaba bien. Porque nadie, por muy mandatario o inherente al poder que ostente, puede afirmar que “se me apareció un pajarito y me dijo que Hugo Chávez estaba feliz”. Y es que claro, en rigor a lo que Nicolás Maduro se refería en aquella ocasión era a la continuidad de la “obra y legado” del Comandante icónico de la revolución Bolivariana que hoy, en vista y considerando, está más cerca de su extinción que de su continuidad.

Económicamente hablando, Venezuela está anárquica y adolece de una enfermedad que la mantiene en una delgada y delicada línea. Los precios suben por hora, no hay fuentes de empleo y el salario mínimo escasamente alcanza para comer unos días, si es que logran adquirir los invisibles alimentos en el mercado negro. El país sigue subvencionando con su petróleo a Cuba y otros países del Caribe; sin embargo, actualmente está importando gasolina para abastecer a su mercado interno, algo totalmente absurdo. Tanto sus pozos como refinerías están funcionando al mínimo nivel para justificar esa insolente importación del combustible.

La mayoría de los hospitales no tienen insumos para trabajar, es decir, jeringas, gasas, suturas, algodones, etc, brillan por su ausencia. Las medicinas son prácticamente inexistentes y la mortandad a todos los niveles se ha desbordado, incluyendo la infantil. Increíblemente, se ha perfilado un grotesco cambalache para subsistir. Ahora están intercambiando medicinas por comida, mientras el heredero de Hugo Chávez lo justifica bajo la premisa de que todo es una “operación política del Capitalismo para desestabilizar a la nación” dando cuenta de una miopía de niveles tanto incurables como incorregibles.

Lo que hoy constatamos, para infortunio del pueblo venezolano, es a un mandatario (Maduro) que ha perdido los estribos y ha terminado por sucumbir a la seducción del poder, a la corrupción que conlleva cuando no se dimensionan sus alcances en favor de la comunidad y se tiende a optar por privilegiar proyectos individuales, recompensando sólo a aquellos fundamentalistas que justificarán hasta lo injustificable, entre otras acciones que tiene como denominador común la administración del poder.

Y es que claro. Sólo aquellos realmente preparados y maduros sabrán tomar las mejores decisiones entendiendo que el arte de gobernar no es tarea sencilla pero requiere, entre otras variables, grados de madurez mínimos por parte del gobernante de turno toda vez que las esperanzas de progreso, desarrollo y justicia social están depositadas en su figura y equipos de trabajo. Pero por otro lado, y no es menos cierto, en política no necesariamente participan los mejores ni los más meritorios: en muchas partes del mundo, salvo en naciones desarrolladas y con un profundo arraigo cultural, lo que predomina son los populistas, aquellos actores de la sociedad civil que gustan de dar afrecho a sus adherentes entendiendo que de “pan y circo” también es posible vivir, más no necesariamente sobrevivir o perpetuarse en el tiempo. Porque aún cuando la inmadurez pudiera ser sello de un gobernante, en este caso de Nicolás Maduro u otros referentes de la izquierda latinoamericana, lo cierto es que la sociedad ha comenzando incipientemente a dar muestras de su evolución, a tener conciencia que los abusos del poder no son buenos, que la concentración del mismo no es una democracia sino una dictadura camuflada de representatividad donde tu voz podrá ser escuchada, más nunca considerada. Este punto, en el caso de Venezuela, cobra un alto grado de validez toda vez que ya son 17 años bajo el régimen Chavista y no se avizoran luces alternancia en el poder sino todo lo contrario. Porque Maduro es como es niño pequeño que no desea soltar su sonaja o el balón de fútbol: lo quiere para él y nada más que para sí mismo. Quizás podrá compartir un rato con algunos, sus más cercanos y aquellos que le rindan tributo no porque se trate de él sino porque él es el dueño de la pelota (para efectos prácticos entiéndase del Estado y sus recursos) y eso permite que sus amigos jueguen (lucren y se llenen los bolsillos saqueando en su totalidad los recursos públicos, acrecentando la corrupción y deslegitimando las instituciones) con tal de garantizar todos los recursos posibles en beneficio del triunfo o, en este caso, de la revolución. Quizás vaya siendo tiempo de que ese pajarito, que ya se le apareció en su momento a este niño terrible de la izquierda fundamentalista, vuelva a surgir para decirle que Hugo Chávez ya murió…al igual que sus intentos de permanecer en el poder al costo que sea porque la verdadera Venezuela, la que se muere de hambre en las calles y busca asilo en la comunidad internacional, está pronta a decir “Nunca Más”.

 

* Magíster internacional en comunicación, experto en comunicación y análisis político.

Estas pruebas demuestran que el Marketing Político 3.0 sí funciona

 

>Por Andrés Elías* – Exclusivo para Mix Político

Durante enero y febrero de este año, me dediqué a probar cada una de las hipótesis que escribí en mi libro Marketing Político 3.0. Durante el experimento que me llevo dos meses pude darme cuenta que cada una de mis hipótesis que descansaban sobre una base teórica se iban ejecutando también en la práctica.

Mis hallazgos los comparto en exclusiva con ustedes:

1. Conversa, dialoga, interactúa con tu comunidad

La dopamina es una sustancia que segrega nuestro cerebro. Cuándo interactúas con alguien en redes sociales estás provocando en el otro los mismo efectos que provoca el alcohol en los bebedores o el juego en los apostadores. La dopamina está vinculada a la recompensa, interactuar con alguien genera en el otro un liberación de esta sustancia. La neurociencia tiene mucho que enseñar al marketing digital, una de las cosas que tenemos que aprender rápidamente es cómo las emociones obran en la mente humana, y cómo podemos alinear nuestros mensajes en torno de ellas.

2. Las grandes cuentas interaccionan menos.

Mientras buscaba cuentas de políticos con los cuales pensaba que podía tener interacción, hallé con unas cuántas que observaba que hacían retuit de otras cuentas. En pocos casos encontré cuentas de políticos que conversaran con su público. Me decidí a probarlo. Escribí durante varios días a cuentas de diferentes políticos y el resultado comprobó mi hipótesis: “Los políticos manejan comunicación unidireccional en redes sociales”.

3. Los seguidores no saben conversar o darle continuidad a la conversación

Mientras hacía mi experimento pude darme cuenta que cuándo interactuaba con mis seguidores y me limitaba afirmar, mataba la conversación. Con el tiempo aprendí a darle continuidad a las conversaciones. Es importante hacerlo porque mientras más larga se vuelve el intercambio, más exposición tienes y posibilidades de ganar nuevos seguidores y te forjarás la fama de ser un buen conversador.

4. Provoca a tus seguidores

Hay muchas formas de hacerlo y funciona como en la vida real. Me dediqué hablar de fútbol, política, cine, música, pero si hay un tema que apasiona en redes sociales son ciertos clivajes aborto/provida, católico/ateo, capitalismo/socialismo. Generalmente provoca reacciones sobredimensionadas y por ello desaconsejo tratar estos temas, con excepción si quieres posicionarte y que las personas conozcan lo que piensas sobre determinadas cosas.

Pero también hay formas de provocar que no están relacionadas a temas sensibles. Puedes hacer encuestas, hacer una observación inteligente, mostrar una imagen interesante. Puedes provocar haciendo que tu contenido haga reír, llorar o sorprender.

5. Conversa pero síguelos

Esta es la regla de oro del Marketing Político 3.0. Conversa con tus seguidores pero síguelos de vuelta. Cada interacción que tienes te acerca a crear una comunidad. Las redes sociales afectan al cerebro al igual que un beso. Cada vez que tienes contacto con algún seguidor estás estrechando un mano, besando un niño o plantando un árbol. Si los sigues de vuelta, harás que tus seguidores descarguen una buena carga de dopamina según un estudio de RadiumOne, el uso de los medios sociales es una mina de oro para la dopamina, ya que “cada vez que publicamos un post, compartimos un estado, damos un ‘like’, dejamos un comentario o enviamos una invitación en línea estamos creando una expectativa, generamos un sentido de pertenencia y reforzamos nuestro autoconcepto a través de compartir”.

6. La gente espera opiniones

Cuando das tu opinión con respecto a algo – ya sea un video divertido, un artículo de la prensa- has hecho propio dicho contenido y, por lo tanto, tiendes a vincular tu marca personal con conceptos abstractos que la gente relaciona fácilmente.
Cuando das una opinión estás haciéndoles pensar que detrás de la cuenta no existe una conexión automatizada sino que hay alguien que está pensando y escribiendo. Las opiniones que reafirmes deben de validar el punto de vista de tu comunidad, Trump lo hace todo el tiempo. No temas en expresarte. Hay más peligro en decepcionar a un seguidor tuyo que no encajar con otras personas que nunca te votarán.

7. La gente quiere saber tu posición

Twitter está lleno de un público que quiere permanecer activo en las conversaciones. Si Instagram es para un público morboso, Twitter es para un público chismoso. Dicho de esta manera, debes de tomar posiciones sobre temas y expresarlas libremente. No temas el ataque de bots y trolls. Lo mejor que puedes hacer es ignorarlos pero verás que si tu comentario está bien redactado y compartible mucha gente te apoyará y reforzarás tu comunidad con gente que tenga tus opiniones.

8. Debes conocer a tu público

Mi público está compuesto en su mayoría por gente de afiliación católica, esto descubrí cuando intencionalmente postee sobre cine, política y religión al mismo tiempo y recibí muchísima atención en el contenido sobre un libro espiritual que recomendaba leer.

Conocer a tu público te puede ayudar a mejorar en términos de marca personal, puedes sacar insights con facilidad y conectar mejor con tu público. Las mismas áreas del cerebro que se activan por la comida se activan con los estímulos sociales. Por ello, si escribes de lo que tu público ama y conoce estarás generando una recompensa en su cerebro.


* Andrés Elías es Director de marketing digital de Dotmedia. Autor de los libros: VENDE MÁS: Cómo capitalizar las diferentes herramientas digitales a favor de tu empresa. MARKETING POLÍTICO 3.0: la nueva forma de hacer política digital. Especialista y asesor en Imagen y Comunicación Política.

Visita su sitio web AQUÍ