BIG FIVE: el estudio masivo de la personalidad de los votantes

>Por Daniel Eskibel
Le decían ‘el loco Volonté’.

Podrás imaginar los prejuicios que anidaban en aquel pueblo chico donde me crié. Y Volonté era médico psiquiatra. El psiquiatra del pueblo. El único. Allá por los años 80 del siglo pasado. Casi un escándalo aldeano.

Yo estaba sentado en la sala de espera del consultorio del Dr. Volonté. Aguardaba a que terminara su sesión con un paciente para luego comenzar aquella primera reunión que habíamos pactado. Aguardaba atrincherado en mis veintitrés años, mi recién estrenado título de Psicólogo, mi barba entonces negra y abundante, mi universo de proyectos y planes, y también mis nervios de joven profesional que inicia su carrera.

Ese día el Dr. Volonté me propuso algo simple: derivarme algunos de sus pacientes para que yo los diagnosticara y así él los medicaba con mayor precisión. Simple pero complejo, claro. Muy generoso de su parte. Muy práctico, también. Y muy importante para mí.

Los primeros años de mi ejercicio profesional estuvieron marcados por esa propuesta. Diagnosticar.

Y eso, por otra parte, era para lo que mejor nos había capacitado la Universidad. Diagnosticar.

El proceso psicodiagnóstico abarcaba entre 5 y 8 sesiones con cada paciente. Implicaba toda una batería de técnicas: entrevista psicológica, anamnesis, cuestionarios, pruebas de nivel intelectual, tests visomotores, tests proyectivos gráficos, tests proyectivos mayores…

Y luego de recopilar toda esa información me encerraba en mi consultorio durante varias horas a analizar los datos, a interpretarlos y a formularlos de modo diagnóstico en un informe escrito.

Necesitaba 20 días, por lo menos, para completar el trabajo.

20 años después llegaba al diagnóstico con igual o mayor precisión pero en 20 minutos.

Se entiende: ya tenía más canas que las que blanqueaban la cabeza del Dr. Volonté en aquella primera reunión. Después de diagnosticar más de mil pacientes y de estudiar miles de horas…pues se aprenden algunas cosas.

Tal vez lo más importante que aprendí es a simplificar el proceso, a separar la paja del grano, a observar lo más relevante, a no perderme en lo circunstancial y a focalizarme en las señales más determinantes.

Un aprendizaje idéntico al que vengo haciendo en el campo de la psicología política.

Psicología política del electorado

La personalidad de los electores es la gran olvidada de las campañas políticas. Pero es un factor decisivo.

Decisivo.

Es simple: si conoces el perfil psicológico de los electores podrás comunicarte mejor con ellos. Con lo cual multiplicarás tu capacidad persuasiva y evitarás enormes gastos en publicidad no segmentada.

Pero lo complejo es conocer ese perfil psicológico.

¿Cómo definir de manera clara y comprensible la personalidad? A los efectos prácticos podemos partir de la Wikipedia:

“La personalidad es un constructo psicológico, que se refiere a un conjunto dinámico de características psíquicas de una persona, a la organización interior que determina que los individuos actúen de manera diferente ante una determinada circunstancia. El concepto puede definirse también como el patrón de actitudes, pensamientos, sentimientos y repertorio conductual que caracteriza a una persona, y que tiene una cierta persistencia y estabilidad a lo largo de su vida de modo tal que las manifestaciones de ese patrón en las diferentes situaciones posee algún grado de predictibilidad.”

¿Se puede trabajar en política sin colocar en el centro de la consideración este concepto?

Se puede. Pero es un desastre. Conduce al desastre.

Porque estamos ignorando el factor determinante que hace que los potenciales votantes actúen de manera diferente ante las mismas circunstancias. Estamos ignorando los patrones intelectuales, emocionales y conductuales de los electores. Estamos ignorando el eje en torno al cual construyen simpatías políticas y toman decisiones de voto.

Pero insisto en el problema: ¿cómo conocer la personalidad de millones de personas? ¿O aún de cientos de miles o incluso de ‘apenas’ miles de personas?

¿Cuales son las herramientas para estudiar la personalidad de los votantes a escala masiva?

BIG FIVE: las cinco dimensiones de la personalidad

En Uruguay hay un lugar donde puedes tomar un café acompañado de Charles Darwin, el científico británico a quien tanto debemos. La ciudad es San Fernando de Maldonado, a pocos kilómetros de Punta del Este, en el sureste del país. El lugar está a 100 metros de la Catedral de San Fernando y es una cafetería y pizzería llamada Sumo.

Ingresas al lugar, caminas hacia el fondo del local y te ubicas en una mesa rodeada de imágenes y textos relacionados con Darwin. Porque allí, en ese mismo lugar, vivió durante un tiempo Charles Darwin mientras recorría el mundo recogiendo evidencias que desembocarían en su teoría de la evolución.

Créeme. Mientras saboreas el café y te olvidas del ruido exterior, sientes la presencia invisible del investigador que ya en el siglo diecinueve supo identificar cuales son las emociones humanas fundamentales.

Pero el hilo central de esta historia que lees no lo retoma Darwin sino un familiar suyo. Porque el padre de Darwin tenía una hermana cuyo hijo también fue un científico muy destacado: Francis Galton. Este investigador hizo importantes aportes a varias ramas de la ciencia, entre ellas la psicología.

Francis Galton planteó, por ejemplo, algo muy relevante para la teoría de la personalidad: que todos los rasgos relevantes de la personalidad se encuentran codificados en el lenguaje.

En 1936 Gordon Allport trabajó sobre esa base y encontró 17953 palabras que describían distintos rasgos de la personalidad.

Como te imaginarás es imposible hacer un perfil psicológico del electorado en base a casi dieciocho mil variables…A los efectos prácticos necesitamos conceptos y herramientas más simples y más aplicables. O sea: necesitamos reducir la cantidad de rasgos para ganar en precisión y también para el conocimiento logrado sea más operativo.

El mismo Allport redujo la lista a 4504 rasgos. Años después fue Raymond Catell quien profundizó el trabajo , redujo sinónimos y construyó una lista mucho más reducida aún: 171 adjetivos que se agrupaban en 35 rasgos de personalidad, los cuales luego de un análisis estadístico culminaban en 16 rasgos.

En la segunda mitad del siglo veinte la investigación de Catell, así como de otros varios investigadores, desembocó en el Big Five, la teoría de los 5 grandes rasgos de personalidad.

Cinco. 5. Five.

Ahora sí. Por supuesto que podemos investigar y perfilar electorados en base a 5 rasgos.

Porque existen escalas y cuestionarios ya diseñados con los cuales podemos estudiar la personalidad de millones de personas.

Son 5 rasgos de personalidad:

O (openness, apertura mental)
C (conscientiousness, escrupulosidad)
E (extraversion, extraversión)
A (agreeableness, amabilidad)
N (neuroticism, estabilidad emocional)

5 dimensiones cuya combinatoria lo explica (casi) todo. Y que se pueden investigar con una encuesta que incluya preguntas simples de fácil comprensión y respuesta rápida.

Ya no estamos en el uno a uno de mi consultorio.

Ahora podemos trabajar en magnitudes de millones.

Podemos conocer el perfil psicológico de todo un país. Y cruzar esos datos con las otras variables, políticas y demográficas.

Para luego saber con precisión con quién nos vamos a comunicar. Mucho más aún: para luego saber cómo nos vamos a comunicar con cada segmento del electorado.

¿Te imaginas la precisión que con estas herramientas pueden tener las estrategias políticas y la comunicación política?

¿Te imaginas la optimización del gasto publicitario que significa?

¿Te imaginas la diferencia que una metodología de este orden implica para un proyecto político?

No sigas imaginando.

No es ciencia ficción.

De hecho algunas campañas políticas muy notorias aplicaron esta metodología en 2016. Diagnosticaron. Estudiaron la personalidad de millones de personas. Construyeron perfiles en base al Big Five. Y adaptaron la comunicación política a los destinatarios de los mensajes.

Lo hizo la campaña de Donald Trump.

Lo hizo la campaña a favor del Brexit.

¿Quieres un dato curioso?

En ambos casos fue la misma empresa, con idéntica metodología y con el mismo equipo de psicólogos.

La personalidad de los votantes

Año 1982 en un pequeño pueblo uruguayo.

El Dr. Volonté me hace pasar a su consultorio. Ya sabes: ‘el loco Volonté’. El psiquiatra del pueblo. Me pide un perfil psicológico de sus pacientes para poder medicarlos mejor.

Décadas después en cualquier parte del mundo.

El político me hace pasar a su oficina. Ya sabes: el candidato, el dirigente. Me pide un perfil psicológico de los votantes para poder comunicarse mejor con ellos y trazar una estrategia política más efectiva.

Psicología clínica y psicología política.

Diferentes pero vinculadas.

En 1982, en mi pueblo, muchos no sabían que la personalidad de alguien se puede estudiar con herramientas científicas y que ese estudio permite diseñar una estrategia clínica para ayudarlos.

Ahora, en muchos lugares del mundo, muchos no saben que la personalidad de millones de personas se puede estudiar con herramientas científicas y que ese estudio permite diseñar una estrategia política y de comunicación con ellos.

Otros sí lo saben.
 

Publicado en: Maquiavelo y Freud

Para Leer: “5 Recomendaciones olvidadas de Ronald Reagan para conectar con las audiencias”

Ronald-Reagan

>Por Rodrigo Solá

Hoy todo mundo habla de Obama como el político más emblemático, carismático y gran orador del momento, no cabe duda sobre su gran capacidad para enganchar con las audiencias y colar los mensajes, incluso los más complicados. Un gran político más no el mejor.
En la era moderna de los presidentes norteamericanos existió un político que, en mi opinión, está por arriba de Obama, me refiero a Ronald Reagan, quien fuera presidente de 1981 a 1989.Un personaje emanado de Hollywood que entendía a la perfección que para que un gobierno caminara, éste tendría que tener la aprobación del pueblo y que gran parte de la aprobación pasaba por la figura presidencial.

Un experto en el arte de la retórica que llegó a compartir la clave de éxito al hablar frente a las personas, la mayoría de sus recomendaciones son de todos conocidas y aplicadas, “inspira a la gente”, “mírales siempre a los ojos”, etc., son algunos de sus consejos al momento de enfrentarte a algún público. Sin embargo algunos de los consejos de Reagan son poco comunes y la mayoría de las personas que buscan mejorar su técnica retórica no los conoce o los desestima pese a su probada eficacia.

A continuación te presento 5 de los consejos olvidados de Reagan para conectar con la audiencia y hablar bien en público:

  1. Habla sólo de aquello en lo que creas firmemente: Pareciera que no, pero las personas podemos percibir cuando alguien no se cree lo que dice, no sólo ante grandes multitudes, en todo momento, ya seas un político, un empresario o un simple vendedor de puerta en puerta.
  2. Conversa frente a las audiencias: Un error frecuente de quienes se enfrentan a alguna audiencia es, repetir con punto y coma el discurso escrito, lo cierto es que las mejores intervenciones no se recitan, se conversan. Para esto es necesario practicar, revisar y ensayar una y otra vez lo que se planea decir.
  3. Olvida los apoyos visuales: Ya en 1981 Reagan sabía que los “apoyos visuales” sólo distraían a las audiencias y evitaban que el mensaje llegara tal cual él quería, aprendió que la memoria auditiva era mucho más larga que la memoria visual y que ningún apoyo resultaría tan bueno como sus palabras.
  4. Gozar de credibilidad: Sobre todo en el mundo de la política la credibilidad resulta un activo muy raro y escaso. Sin embargo Ronald Reagan decía “Los demás te tienen que comprar primero antes que comprar aquello que estés diciendo, si lo logras habrás vendido lo que sea”.
  5. Usa el humor a tu favor: Creemos que al hablar en público tenemos que ser serios y formales, y en parte es verdad, sin embargo los grandes oradores como Reagan sabían que el humor ayuda a relajar a las audiencias más complicadas, genera empatía y ayuda a reforzar el sentimiento de credibilidad de lo que dices.

Recuerda que el humor es como un medicamento muy poderoso, en pequeñas dosis es beneficioso pero en grandes dosis te puede matar.

Publicado Originalmente en: https://eycomblog.com/2016/05/02/5-recomendaciones-olvidadas-de-ronald-reagan-para-conectar-con-las-audiencias/

Organización de campaña electoral: ¿Mito o necesidad?

Organización de una Campaña Electoral

>Por Andrés Fernández*

Claves en la organización de una Campaña Electoral

En otro momento, nos preguntábamos: ¿Por qué organizar la campaña electoral? e intentamos generar algunas respuestas. En el siguiente artículo, que bien podría considerarse una segunda parte de aquellas notas, nos proponemos avanzar brevemente en otros aspectos de la organización electoral. Para comenzar, podríamos resumir el rol del Jefe de Campaña.

¿Qué hace el Jefe de Campaña?

Coordina y ejecuta las distintas actividades de la campaña, siempre en el marco de la estrategia general definida. Debe tomar las decisiones necesarias para corregir o cambiar la estrategia cuando la campaña no está marchando bien. Controlar permanentemente el presupuesto necesario para implementar el plan de campaña. Si bien debe hacer observar el plan general de campaña ya establecido, también debe estar dispuesto a considerar consejos e ideas. Es el que “lleva la agenda” del candidato, supervisando su tiempo. Tiene un rol fundamental en la resolución de los conflictos, especialmente los que pueden surgir de disputas internas. Mantiene el entusiasmo de la campaña y del candidato. Es el centro de información para y del candidato.

Sigamos. Un punto central de la planificación de campaña, es el de las finanzas.

> FINANZAS

La obtención de recursos financieros es, evidentemente, vital para asegurar la realización de una campaña. El origen y los montos necesarios para este proceso electoral son responsabilidad del equipo de finanzas. Para ello será imprescindible evaluar diversas fuentes de fondos y recurrir a una estrategia lo más innovadora y creativa posible.

De acuerdo al régimen electoral vigente, se podrán acceder a diferentes fuentes de financiamiento, tanto públicas como privadas. En este sentido, es necesario destacar que en el mundo ha tomado gran relevancia el debate sobre el origen de los fondos de campaña y como éste, puede condicionar las decisiones tanto de campaña como las acciones de gobierno futuras.

Indudablemente, éste tema merece un artículo particular, pero sólo nos limitaremos a afirmar que cada vez más candidatos y equipos de campaña, particularmente de las fuerzas y estructuras partidarias más modestas, dedican mucho de su tiempo y esfuerzos para establecer mecanismos alternativos de financiamiento.

> LOGISTICA O ACCIÓN SOBRE EL TERRENO

Este equipo tiene la tarea de implementar, sobre el terreno o territorio, las decisiones tomadas por la dirección de campaña. Dada la variedad de trabajos que se le encargan y la cantidad de militantes e individuos que deben coordinar, este equipo es el que realiza las actividades más específicamente organizativas de la campaña.

En principio este equipo planifica las actividades que se llevarán a cabo: recorridos puerta a puerta, “mailing” o distribución de material de campaña a domicilio, reuniones, actos públicos, etc. Determina la cantidad de individuos que son necesarios para cada tarea, los convoca, los capacita cuando ello es necesario, ejecuta la acción que se planificó y puede realizar una evaluación primaria de los resultados.

La utilización de los recursos humanos

La utilización racional de los recursos humanos disponibles es decisiva en la eficacia de una campaña electoral. Esto es así tanto en el núcleo de la organización de la campaña, es decir, el equipo central formado por los responsables políticos y los profesionales de las distintas áreas (equipos técnicos y consultores externos), como en la estructura masiva e irregular de los militantes y voluntarios.

Algunos conocedores de la “arena electoral”, expresan permanentemente el principio universal de colocar al hombre adecuado en el lugar adecuado. Esto, en la práctica, supone dos cosas, básicamente: 1) buscar una máxima adecuación entre formación, capacidades y las funciones que se deben cumplir, y 2) realizar las actividades de capacitación necesarias para que cada individuo cumpla su función de la mejor manera posible.

En una situación de campaña existe un condicionamiento crítico por todos conocido: el tiempo. Este factor hace que las actividades de capacitación se reduzcan a un mínimo indispensable y que estén más bien orientadas a explicaciones prácticas sobre cómo conducirse en las acciones sobre el terreno.

Otras actividades y roles fundamentales del equipo de logística podrían ser: coordinar con los dirigentes locales y regionales del partido e insertarlos en la campaña. CoordinIdeas para una campaña electoralar actividades y acciones con los sectores independientes. Informar al jefe de campaña todo lo que está sucediendo en el territorio. Establecer un esquema para la distribución de la propaganda: afiches, folletos, stickers, etc. Coordinar el control electoral (fiscales). Coordinar los eventos especiales. Planifica los eventos y los “pseudo-eventos”. Reclutar voluntarios para los eventos y programas. Diagramar y ejecutar un plan de seguridad para el candidato y la campaña. Coordinar los equipos de contacto directo y/o puerta a puerta.

Otro factor esencial en toda campaña electoral, es el de la comunicación.

> COMUNICACIÓN

La instancia comunicacional debiera tener una configuración tal que permita plasmar una división de tareas eficiente. En ese sentido, podríamos pensar el trabajo coordinado por un equipo de producción y un equipo de medios. En primera instancia, es recomendable y hasta imprescindible, consolidar y “fidelizar” una base de datos detallada de afiliados, adherentes y/o voluntarios. También es fundamental tener en claro, que esta instancia del organigrama se encargará de la comunicación que no caiga bajo la órbita del equipo de logística. En síntesis, habrá mucha información circulando y para ser eficientes en la toma de decisiones, tendremos que ser eficientes también en el manejo de la información.

El equipo de producción

Este equipo podría considerarse como el núcleo creativo de la campaña; ya que debe encargarse tanto de la producción del material de campaña como así también, redactar los programas, los folletos, etc. Aquí se conciben los carteles, se toman las fotografías, se imprimen los materiales o se redactan los discursos o mensajes de los candidatos. Claramente, si observamos la estructura del proceso electoral, nos encontramos con que de acuerdo a la instancia de que se trate tendremos mayor o menor injerencia en el diseño o producción del mensaje y material de las respectivas campañas.

También debe ser responsabilidad de éste núcleo operativo, la gestión de las redes sociales del candidato y/o partido político.

El equipo de medios

El equipo de medios se vincula conceptualmente de una manera estrecha con el anterior, sin embargo es conveniente otorgarle la debida especialización y autonomía funcional. Esta función la puede cumplir un equipo muy pequeño o una sola persona según los requerimientos y la complejidad de la campaña. Aquí se trata simplemente de obtener el máximo de cobertura en los medios de difusión donde se aluda, si es posible positivamente, al propio candidato. La gestión de prensa es imprescindible, aún en los medios más pequeños o de menor impacto. Debe ser una tarea fundamental, la elaboración de una base de datos actualizada de medios y periodistas especializados.

En cualquier caso el equipo de medios tratará de asegurar que existan relaciones cordiales con todos los periodistas. Muchas veces la “buena prensa” de un candidato se consigue con una tarea esmerada de relaciones públicas de los responsables de los contactos con los medios de difusión. Cuando nos referimos a “esmerada”, literalmente queremos decir eso: no hay gestión de prensa efectiva sin perseverancia e insistencia.

¿Cuáles son las tareas del equipo de medios?

Para algunas personas quizás sea innecesario detallar las acciones específicas del equipo de medios, pero veamos algunas: Preparar boletines de prensa. Preparar dossier o resúmenes, con los temas de la campaña y enviar a los medios. Enviar a los medios los discursos del candidato. Enviar a los medios artículos sobre la posición del candidato en los temas “de agenda”. Enviar a los medios las fotos, videos y cualquier otro material audiovisual grabadas del candidato. Escribir artículos interesantes sobre el candidato. Servir como equipo “de avanzada” de medios en eventos importantes del candidato. Servir de contacto entre la prensa y el candidato. Buscar entrevistas en radio, TV y prensa para el candidato. Organizar las ruedas de prensa. Y fundamentalmente, entender los temas principales de la campaña.

> EQUIPOS TÉCNICOS

Teniendo en cuenta tanto la complejidad de la campaña como así también las necesidades de la Dirección, es recomendable contar con un equipo técnico coordinado y dirigido por el jefe de campaña. Este equipo técnico podría encargarse tanto de la elaboración de propuestas o del análisis de la realidad donde transcurra la contienda; como así también de la formación o capacitación de los diferentes equipos de voluntarios que deberán encarar diferentes tareas y acciones concretas.

Este equipo también puede investigar los temas que está abordando el candidato oponente con el objetivo de identificar vulnerabilidades, inconsistencias en las posiciones y así convertirlas en un arma potente para ataque, comparación y defensa.

Otra tarea que pueden tomar estos equipos, es la de recolectar y Estrategias en una campaña electoralanalizar las características demográficas de la circunscripción, el historial electoral, el seguimiento de la campaña del oponente, datos del candidato y su partido, etc. Una buena información puede ayudar a obtener cobertura de la prensa, preparar un buen discurso, o para un hipotético debate. También generar el conocimiento de los temas centrales, para que el candidato demuestre solidez en las entrevistas de TV, radio y/o medios gráficos, etc.

Como vemos, encontramos variadas funciones y roles dentro de un equipo de campaña. Mientras más detalladas y acordes a las necesidades de la contienda sean, más eficientes serán las decisiones y las acciones que ejecuten cada una de esas “piezas de relojería” en las que pueden o no, convertirse los participantes de una organización política.

En síntesis, las acciones de la campaña electoral como de cualquier actividad humana que busque algún fin, necesitan de algún nivel de organización. No son ningún mito. Pero igualmente, no hay ninguna receta. Cada campaña necesitará de un plan acorde a sus particularidades.

*Fundador y director de MIX POLÍTICO

Lecturas: “Silencios que hacen ruido”

En el año electoral se profundizó el desfasaje entre el creciente apoyo social al derecho al aborto y su omisión en las campañas electorales. Entre las fuerzas políticas con chances de gobernar, la actitud más favorable manifestada es el reconocimiento de la necesidad de un debate sobre la cuestión.

congreso-nacional-argentina

> Por Marta Vassallo*

El silencio sobre una práctica omnipresente como el aborto, pone en sordina un amplio espectro de hechos y de actividades. El 26 de febrero de 2015 el ministro de Salud, Juan Manzur –que se presenta como candidato a gobernador de la provincia de Tucumán– fue reemplazado por el sanitarista Daniel Gollán. A los pocos días de asumir, el 2 de marzo, Gollán manifestó en una entrevista en la radio FM Nacional Rock la necesidad de un “debate maduro” sobre el aborto, su voluntad de potenciar las consejerías pre y post aborto, al modo de Uruguay –donde se había reducido a cero la mortalidad por aborto inseguro antes de la legalización de la práctica– y la urgencia de cumplir las leyes y normativas ya vigentes sobre los casos en que el aborto es legal. El jefe de Gabinete Aníbal Fernández lo desautorizó de inmediato argumentando que la cuestión del aborto “no está en la agenda”. En el siguiente mes de abril, el Ministerio de Salud había elaborado y colocado en su página web un Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (1). Como lo señalaron de distintos modos la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, el CELS y Amnistía Internacional, este documento de 72 páginas significa un salto cualitativo desde su título, donde se define al aborto como “interrupción legal del embarazo” y se extiende el derecho a las personas trans. “De aplicación obligatoria en todo el territorio del país y en todas las instituciones sanitarias públicas o privadas”, utiliza la noción de salud de la OMS (“estado de bienestar físico, psíquico y social, no sólo la ausencia de enfermedades”), y reafirma el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de 2012 al incluir la violación contra cualquier mujer (también la perpetrada por maridos, parejas o novios), como causal de aborto legal.

Al tiempo que avalaba y potenciaba una amplia actividad militante en curso desde hace años, este Protocolo provocó fuertes reacciones de oposición por parte de la jerarquía eclesiástica católica. Entre ellas, se destaca por su virulencia la homilía del arzobispo de Tucumán Alfredo Zecca en ocasión del Tedeum del pasado 9 de Julio, cuando en medio de una violenta diatriba contra el gobierno nacional se refirió al nuevo Protocolo y a la Ley de Fertilización Asistida: “Así vemos que se sancionan leyes de dudosa legitimidad jurídica, basadas en un positivismo inaceptable; se articulan políticas públicas que ignoran elementales derechos humanos; se ataca impunemente a la Iglesia y se vulneran sus derechos […]. Se está intentando imponer protocolos de aborto y fertilización asistida absolutamente inaceptables porque violan el elemental derecho a la vida y a seguir la propia conciencia, avasallando además las legítimas autonomías provinciales”.

La presidenta Cristina Fernández, que encabezó el acto del Día de la Independencia en Tucumán pocas horas después, aunque polemizó en más de un momento de su discurso con la oposición, no aludió para nada a esta homilía. Quien reaccionó fue de nuevo Aníbal Fernández, esta vez para defender el cumplimiento de las leyes vigentes.

Un apoyo transversal

La última coyuntura que había dado lugar a posicionamientos sobre el aborto había sido la reunión en el Congreso de la Comisión de Legislación Penal el pasado 4 de noviembre de 2014, que no llegó a dar dictamen gracias a una maniobra de la presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Patricia Bullrich: las organizaciones de izquierda, el GEN y el Partido Socialista mostraron unanimidad en el apoyo al proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto. El FpV presentaba en su interior posturas contrapuestas; la UCR también; el Frente Renovador y el PRO tenían algún diputado a favor, la excepción que confirma la regla de su oposición a este derecho. Las contradicciones dentro del FpV se mantienen, a favor de las invocaciones al papa Francisco: el candidato a gobernador del FpV recientemente derrotado en Mendoza, Adolfo Bermejo, había presentado un proyecto de ley que genera la figura del “defensor del niño por nacer”, mientras que el candidato a jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mariano Recalde –que no llegó al ballottage– interrogado en el programa Duro de domar el 1º de julio, dijo que “hay que avanzar en la discusión [sobre el aborto], como se ha avanzado en otros derechos; no acuerdo con que haya chicas que mueran en abortos clandestinos…”. Una alta proporción de los 70 firmantes del proyecto de ley de la Campaña son del FpV, empezando por la primera firma de Juliana Di Tullio en la presentación de 2007, y de Adela Segarra en las subsiguientes. Un hecho que sin embargo no ha garantizado el tratamiento del proyecto de ley, ni siquiera su discusión en Comisiones en estos ocho años. En la ciudad de Buenos Aires, el jefe de Gobierno ganador por el PRO, Horacio Rodríguez Larreta, interrogado por miembros de la Campaña Nacional, se manifestó en contra, mientras que su rival en el ballottage, Martín Lousteau, de ECO, se declaró a favor a título personal, pero no firmó el proyecto de ley, ni ha explicitado en público su posición. Entre los spots de campaña para las PASO del 9 de agosto que se han visto hasta hoy, sólo el de la candidata a presidenta por el Movimiento al Socialismo (MAS) Manuela Castañeira explicita su apoyo al derecho al aborto: “Es injusto… la negativa del gobierno a otorgar el derecho al aborto en el hospital”.

El activismo por el derecho al aborto, que se remonta a años atrás, va creciendo, como se manifestó en pasajes del documento leído en la manifestación “Ni una menos” del 3 de junio pasado, donde la maternidad forzada aparece como una de las formas de violencia hacia las mujeres: “Afirmamos el derecho a decir NO frente a aquello que no se desea: una pareja, un embarazo, un acto sexual, un modo de vida preestablecido […]. Y porque decimos NO, podemos decir SÍ a nuestras decisiones sobre nuestros cuerpos, nuestras vidas afectivas, nuestra sexualidad”.

La tasa de mortalidad materna registra una gradual disminución a nivel nacional, pero su primera causa siguen siendo los abortos clandestinos. Según cifras oficiales (sospechosas de subregistro) en 2010 se cuentan 331 muertes maternas, 68 de ellas por aborto; en 2011, 302 muertes, 73 por aborto; en 2012, 258, 33 por aborto, y en 2013, el último año registrado, 245, de las cuales 50 son por aborto. De 4,4 muertes maternas cada 10 mil nacidos vivos en 2010 se llegó a 3,2 en 2013. La disminución no garantiza que en 2015 se llegue a 1,3, como lo había planteado uno de los Objetivos del Milenio fijados por la ONU.

Entre las causas de la disminución, se cuentan la implementación creciente del Programa de salud sexual y procreación responsable, del Protocolo de casos de abortos no punibles y de atención a víctimas de violencia sexual, y también la difusión del recurso al aborto químico, resultado en muchos casos de prácticas militantes y autogestivas.

Reducción de riesgos

Una de las formas de esa militancia es el desarrollo de consejerías pre y post aborto, cuyos primeros antecedentes se remontan a 2004 en el Hospital Argerich de la ciudad de Buenos Aires con el apoyo del Ministerio de Salud. El desarrollo de consejerías se ha convertido en una práctica militante de algunas organizaciones políticas en diferentes puntos del país. Se acaba de aprobar en la provincia de Buenos Aires un proyecto de ley que incorpora al Programa de salud sexual y procreación responsable de la provincia la creación de “Consejerías para reducción de riesgos y daños en situaciones de embarazos no planificados”. El proyecto fue una propuesta de la senadora provincial por Nuevo Encuentro (en el FpV) Mónica Macha, quien en 2007 participó de la creación de las primeras consejerías en Morón, donde la morbimortalidad materna se redujo a cero. Las consejerías se proponen allanar el acceso al aborto en los casos en que se encuadra en la legalidad (la ley reconoce dos causales: riesgo para la vida o la salud de la gestante y embarazos resultantes de violación) y en caso contrario orientar a las mujeres que consultan tratando de reducir los riesgos de los abortos clandestinos.

La práctica de una consejería por el Frente de Mujeres de Nuevo Encuentro de la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, nació del contacto con la agrupación Lesbianas y Feministas por la descriminalización del aborto, que en julio de 2009 había abierto la línea telefónica “Aborto: más información, menos riesgos”, donde se informa sobre cómo abortar con misoprostol; tres meses después presentó un libro virtual: Todo lo que querés saber sobre cómo hacerse un aborto con pastillas, que se descarga gratis de internet.

El año 2010 es la fecha de nacimiento en Neuquén de la iniciativa “Socorro Rosa”, ideada por militantes del colectivo feminista La Revuelta, integrante de la Campaña Nacional. Se trata de un proyecto de información y acompañamiento a mujeres que necesitan interrumpir un embarazo, que desde 2013 se ha articulado en una red a nivel nacional, Socorristas en Red, presente en 22 ciudades y distritos del país.

Activistas y funcionarios comprometidos con este derecho apuestan a que sea cada vez más difícil incumplir y revertir lo logrado, y a acceder más temprano que tarde a la legalización del aborto en el primer trimestre de embarazo a demanda de la gestante.

Se puede consultar en www.msal.gov.ar/images/stories/bes/graficos/ooooooo690cnt-Protocolo%20ILE%20Web.pdf

* Periodista.

Publicado en: http://www.eldiplo.org/194-los-tabues-de-la-campana/silencios-que-hacen-ruido